|04/02/19 03:06 PM

10 beneficios del ACEITE DE COCO para tu cuerpo

Es uno de los productos naturales más elegidos. Gracias a sus propiedades, ayuda a combatir la caída del cabello, a la pérdida de peso y es el favorito para el cuidado de la piel

Debido a sus múltiples usos, el aceite de coco es uno de los productos naturales más elegidos. El ingrediente más importante de este aceite es el ácido láurico, ya que tiene un efecto antibacteriano y protege, por tanto, a la piel de gérmenes, bacterias y hongos.

Aceite de coco: usos y beneficios

Cuidados del cabello

Principalmente en el verano, el pelo necesita mayor cuidado debido a la exposición a rayos UV, el cloro y el agua salada (en caso de ir al mar). Estos factores -entre otros, tales como la tintura, planchita, secador, etcétera- por lo general hacen que nuestro cabello se vuelva seco, se quiebren las puntas y hasta se caiga.

Gracias a sus sustancias naturales el aceite de coco ofrece el cuidado indicado, ya sea para cuero cabelludo seco o graso. 

  • Para la caída

Es un excelente acondicionador y ayuda en el crecimiento del cabello dañado, proporcionando las proteínas esenciales para nutrirlo. 

La mejor manera de aplicarlo es inmediatamente después de una ducha, cuando el cabello todavía está húmedo, pero no mojado. Lo ideal es colocarse media cucharadita de té (dependiendo la cantidad y el largo del pelo, esta medida puede variar). Intentar no utilizar este producto en las raíces, y aplicarlo principalmente en las puntas, así no queda grasoso.  

  • Para la caspa

También se puede usar para combatir la caspa, mediante un masaje regular del cuero cabelludo con este producto.

Es hidratante y anti hongos, por lo que ayuda si la causa de la caspa es cuero cabelludo seco, o enfermedad por hongos o levaduras, como la dermatitis seborreica. En este caso es conveniente aplicar bien el aceite y dejarlo actuar durante media hora, una hora, y después volver a lavar.

  • Para las pestañas

Al igual que nuestro cabello, las pestañas pueden verse afectadas por el uso de maquillaje o tijera para arquear y volverse frágiles. Por eso es muy importante el cuidado regular de las mismas.

No es bueno dormir con pintura, ya que los restos de rímel podrían endurecer las pestañas, torciéndolas y rompiéndolas durante el sueño.

Aplicar con regularidad aceite de coco en las pestañas aporta suavidad y elasticidad, además de nutrientes y vitaminas.

 

Aceite de coco para adelgazar

Entre sus beneficios, este ingrediente ayuda a regular el metabolismo y los niveles de colesterol, favorece a la digestión y a la pérdida de peso.

Algunos estudios coinciden en que este aceite contiene ácidos grasos de cadena que ayudan a perder el peso excesivo. Dos cucharadas permiten comer 120 calorías sin engordar, por lo que se recomienda consumir una cucharada en el desayuno y otra en la cena. Una cucharada produce suficientes cuerpos cetónicos para quitar el hambre por 6 horas.

Este aceite no engorda, ya que el cuerpo no lo puede almacenar como al resto de los alimentos con grasa. 

Facilita que el azúcar de los alimentos entre al músculo al mejorar la resistencia a la insulina, por lo que es recomendable reemplazar el aceite de girasol u oliva por este para cocinar.

Si lo colocamos en la heladera se hace sólido, por lo que se puede utilizar también como condimentar las ensaladas, para untar y como crema para el café, entre otras combinaciones. 

El coco es diferente al resto de los alimentos con grasa. Sus ácidos grasos de cadena media no requieren del páncreas ni de la vesícula biliar para su digestión. Se transforman en energía en vez de tener que almacenarse primero como ocurre con todas las grasas.

Aceite de coco para la piel

La combinación de principios activos del aceite aromático es perfecta para el cuidado del rostro. Como la piel de la cara, a diferencia del resto del cuerpo, no se cubre está expuesta constantemente a factores externos.

  • Contra las impurezas de la piel y espinillas

Muchas personas padecen de piel grasienta y porosa que tiende a las impurezas. Como dijimos, el aceite contiene gran porcentaje de ácido láurico natural, por lo que su uso dermatológico ayuda a combatir virus, bacterias y hongos.

Consejo: utilizar el producto con masajes relajantes luego de una limpieza profunda.

  • Ideal para el acné

Los granos son pequeñas inflamaciones. Con su propiedad antibacteriana, el aceite de coco puede inhibir las inflamaciones y relajar las partes de la piel afectadas y tratarlas de forma sostenible.

Si se utiliza con regularidad y de forma meticulosa, puede ayudar contra los granos y el acné.

  • Efecto anti-age

Se puede aplicar también como producto natural contra las arrugas, reducirlas y prevenirlas, gracias a su gran cantidad de complejos vitamínicos, minerales y nutrientes.

Los antioxidantes y ácidos láuricos son los encargados de aportar suavidad a la piel y hacerla más tersa. A través del cuidado amplio con vitaminas y humedad, la piel permanece elástica y puede contrarrestar las futuras arrugas.

Se recomienda realizar mascarillas durante la noche, luego de limpiar bien el rostro, para que el producto actúe mejor.

  • ¡Chau ojeras!

El estrés, descansar poco o dormir mal, genera ojeras. El uso del aceite ayuda a la relajación, descanso y enfriamiento de la zona sensible del ojo. Lo mejor es realizar un pequeño masaje para que las propiedades del coco penetren con mayor rapidez la piel.

 

Aceite de coco: para celulitis y estrías

Su aplicación puede hacerle frente a la piel de naranja, ya que ayudar a la piel flácida a volverse más elástica y tensa. 

El aceite de coco aporta a la superficie de la piel humedad y minerales valiosos. La estructura cutánea mejora, la piel se vuelve más lisa, por lo que tiene un aspecto más elástico y simétrico. 

Un problema también muy recurrente son las estrías del embarazo, que se producen en caso de aumento o pérdida de peso extremos. El aceite actúa contra las estrías de forma similar a como lo hace con la celulitis. 

Aceite de coco para dientes más blancos

Debido al consumo creciente de alimentos con azúcar, y la falta de nutrientes, es frecuente la aparición de las caries.

Las investigaciones han demostrado que él ácido caprílico y el ácido láurico (componentes principales contenidos en el aceite de coco) pueden reducir considerablemente el riesgo de caries, debido a su efecto antibacteriano y antiséptico.

La contraparte

Un artículo de la revista Para Ti, compartió la postura de la profesora y epidemióloga de Harvard T. H. Chan School of Public Health, Karin Michels, frente al consumo del aceite de coco. La misma lo catalogó como "puro veneno", durante una conferencia de prensa en la Universidad de Friburgo, bajo el título de 'Aceite de coco y otros errores nutricionales'. 

Aseguró que "es uno de los peores alimentos que se pueden consumir", usado tanto para cocinar como consumido en cucharadas. Aunque admite que el ácido láurico del aceite "aumenta el colesterol bueno (HDL), este aumento no compensaría la suba del colesterol malo, lo cual tiene un efecto perjudicial sobre la salud cardiovascular si se lo consume regularmente".

Según Alejandro García, médico especialista en Medicina del deporte consultado por la revista, "es un disparate que lo catalogue como un veneno". Y aclara: "El principal problema es que la población suele guiarse por modas y, como escucharon que el aceite de coco es bueno, empezaron a comprarlo y consumirlo en exceso. Y lo que es peor, sin importarle el origen. Para que el aceite de coco sea bueno tiene que ser puro. Sin embargo, muchas personas compran productos hechos a base de coco que no sabemos si están adulterados o contaminados".

Por su parte, María Lidia Herrera, especialista en aceites y vicedirectora del Instituto de Tecnología en Polímeros y Nanotecnología (ITPN) de la Universidad de Buenos Aires y CONICET, aclara que "Nadie se va a morir por consumir aceite de coco, no es como el cianuro que después de ingerirlo te morís en diez minutos".

El licenciado García agrega: "Obviamente que si consumimos aceite de coco en exceso dejaría de ser saludable, pero lo mismo pasaría con el aceite de oliva o cualquier otro ingrediente. No hay alimentos mortales, sino dosis letales. En definitiva, lo malo son los excesos". Como en todo, la clave es lograr el equilibrio.