|13/07/21 07:30 AM

Exportadores cuyanos refutan cifras publicadas por la Cancillería

La Cámara de Comercio Exterior de Cuyo cuestiona las afirmaciones oficiales señalando que, según esos datos, aumenta el volumen de ventas externas, pero no la cantidad de dólares ingresados. También descreen de la eficiencia de un organismo creado para el sector

Un reciente informe que dio a conocer el Ministerio de Relaciones Exteriores de nuestro país, expuso públicamente que “la Argentina podría llegar a alcanzar los US$ 70.000 millones en exportaciones, como una clara demostración del crecimiento de la actividad productiva”.

En el documento emitido por la Cancillería y rubricado por el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, se asegura que “las exportaciones demuestran un crecimiento de más del 30% de los niveles de 2020, además de superar el 10% el nivel de exportaciones durante el 2019”.

Las cifras oficiales detallan un material que, llevado a distintos sitios de la cadena productiva del país, produjo mucho malestar en distintas economías regionales que salieron a responder en los últimos días, sobre todo la región que comprende a las provincias de Mendoza, San Juan y San Luis, que coincide con sus pares de otras zonas geográficas del país, y sostienen que “el documento disfraza lo que realmente está sucediendo”.

Para interiorizarnos de la respuesta de esta parte del país, El Ciudadano entrevistó al gerente de la Cámara de Comercio Exterior de Cuyo, Mario Bustos Carra, quien sobre el análisis de la Cancillería dijo: “Nos causa cierta duda que se haya aumentado el volumen de productos que se exportan, no la cantidad de dólares, por lo tanto, llama la atención que oficialmente se estime un incremento en los montos de exportación que se puedan producir para este año”.

Mario Bustos Carra.

 

—¿Por qué afirma esto?

—Porque hay que tener en cuenta que cuando se aplica el cepo a la salida de dólares no es unidireccional, es bidireccional. Quiere decir que si impide la salida de dólares también impide su ingreso.

 

—¿Es vital la moneda norteamericana?

—Sí, porque nosotros sabemos que la Argentina necesita dólares en inversiones y en el mejoramiento de nuestro sistema de producción, que hoy se encuentra muy dañado, fundamentalmente por la falta de lógica en la política impositiva que aplica el Gobierno nacional.

 

Un organismo consultivo híbrido para lo que se ideó 

Otro de los puntos rebatidos por la economía regional de Cuyo es la importancia que da la Cancillería al Consejo Público Privado para la promoción de exportaciones, que, de acuerdo con los parámetros por lo que fue creado, es un “espacio de diálogo y articulación con el sector privado, aspecto que se debería complementar con el Consejo Federal de Comercio Internacional, creado para potenciar las economías regionales y levantar el perfil exportador de las pymes provinciales”.

Al respecto, Bustos Carra expresó con ironía: “Es la ‘buena idea’ del Consejo Público Privado para la Promoción de Exportaciones, lástima que haya sido solo una buena idea”.

 

—¿Por qué lo dice?

—Porque la última reunión en la que nosotros participamos del denominado Grupo 15, que agrupa a las entidades privadas que trabajamos en comercio exterior, se produjo a fines del año pasado. Llevamos fácilmente ocho meses sin reuniones para un tema que es vital para las exportaciones de las pymes, como las de Mendoza. Entonces, nos llama la atención que en ese documento se lo destaque.

 

—¿Tiene ejemplos? 

—Sí, por supuesto. A partir del 12 de agosto se pierden los beneficios que tiene la Argentina con Rusia. Esto se traduce en que algunos productos, como lácteos y ciruelas desecadas, pierden el 25% del beneficio que otorga aquel país para nuestros productos.

 

—¿Es contradictorio con el documento?

—No se sabe hacia dónde está dirigida la actividad del Gobierno nacional para tratar de defender ese beneficio, traducido en un pequeño porcentaje que hacía que tuviéramos alguna posibilidad de competir contra otros países que tienen una verdadera política de exportaciones estables, algo que permanece en el tiempo, mientras que nosotros lo estamos perdiendo a pesar de que el sector privado está haciendo muchos esfuerzos para recuperar todas las exportaciones que beneficiaron el crecimiento productivo regional, en particular, de Mendoza. Sin embargo, todavía no hay resultados positivos.