|25/11/21 07:24 AM

A un año de la sanción de la ley que comenzó a limpiar la política

La diputada María José Sanz habló de la norma que sentó precedentes y tuvo resultados inmediatos, además de la resistencia entre legisladores nacionales para adoptarla

Como una verdadera fiesta de la democracia, el 25 de noviembre de 2020 el Poder Legislativo sancionaba por unanimidad de todos los bloques con representación política la Ley 9.281 de Ficha Limpia. Una de las pocas herramientas legislativas de los últimos tiempos que tuvo puro consenso y apoyo de la dirigencia política para transparentar la participación en los tres poderes del Estado.

No apoyar esta ley habría dejado en evidencia a quien no quiere caminar con honestidad en política. No solo a la hora de ser integrante de Concejos Deliberantes, Legislatura o Congreso Nacional, sino también de los gabinetes de municipios o de la Provincia, y también de la Justicia. De allí que el proyecto de ley no tuviera objeciones y sí muchos aportes por parte de diputados y senadores cuando se trató en ambas Cámaras.

La Ley de Ficha Limpia hizo su debut en las elecciones generales de medio tiempo concretadas recientemente. Su aplicación arrojó resultados inmediatos, ya que se detectaron candidatos que fueron sacados de listas consagradas porque contaban con antecedentes penales. Una acción que demuestra la eficacia de la ley contra la corrupción y la actitud negativa desde un costado de la política de querer participar aún con candidatos que deben transitar tribunales por diferentes causas.

Es como si los exintendentes de Guaymallén, Luis Lobos; de Santa Rosa, Sergio Salgado, o de Luján de Cuyo, Carlos López Puelles, con causas y juzgamientos por administración fraudulenta o violencia de género, hayan pretendido participar en algunas de las listas de la elección legislativa o aspiren a participar en administraciones de la provincia, de algún municipio o del Poder Judicial, cuando la norma en cuestión no se lo permite.

Este instrumento jurídico es otro aspecto para que Mendoza exhiba calidad institucional ante los ojos del resto del país. Por eso molestó en demasía en los ámbitos políticos que, a la hora de sancionar una ley nacional en la Cámara de Diputados, se haya rechazado por un voto un proyecto de ley que se basó en la ley mendocina. Una actitud negativa que tuvo todo el oficialismo y acompañaron legisladores, como el mendocino José Luis Ramón, para que finalmente se cayera la media sanción.

 

Orgullo ciudadano provincial

La autora de esta ley, que hizo mucho ruido en su debut, es la diputada María José Sanz (UCR–FCM), quien cuando se refirió al significado de esta herramienta legal dijo: “En lo particular, mucho orgullo, tanto como para toda la clase política que acompañó. Principalmente para el movimiento ciudadano que viene impulsando esta ley; recordemos que hace más de un año, 360.000 firmas de ciudadanos fueron entregadas pidiendo que la ley fuera sancionada”.

—Deja muy bien parada a Mendoza ante la Nación

"Sí, por supuesto... Para nosotros es un orgullo que la provincia sea la primera en implementarla. Y le aclaro que no es solamente por eso, sino porque esto le otorga al Estado provincial transparencia y posibilidad de calidad representativa a todos los mendocinos y a las mendocinas".

“Debemos recordar que la de Ficha Limpia es una ley que viene a transparentar quiénes son las personas que nos van a representar. Porque ninguna persona condenada por delitos de corrupción o vinculados a la integridad sexual y violencia de género, por ejemplo, o contra la vida, puede ir en las listas electivas en la provincia de Mendoza”, resaltó la legisladora.

—Alcanza también a los otros dos poderes...

"Así es, tampoco puede ser seleccionada para conformar el Gabinete provincial o de algún municipio, ni altos cargos del Poder Judicial. Por lo tanto, con esta ley, en Mendoza estamos poniendo un reaseguro para que todos los que nos representan tengan su foja de servicios y su ficha limpia. Es decir, que no tengan condenas pendientes con la Justicia”.

—¿Por qué esto no fue visto y analizado de esta manera en la Cámara de Diputados de la Nación? 

"Me siento frustrada ante legisladores que no entiendo cómo pueden votar negativamente una ley que viene a transparentar nuestra propia actividad. Es totalmente ilógica esa postura, salvo que sea lógica por lo que ella encierra".

“Cuando en la sesión del pasado 26 de octubre se pidió un apartamiento del Orden del Día para el tratamiento sobre tablas y voto de uno de los proyectos de ficha limpia, salieron 117 diputados de la Nación, todos del bloque del Frente de Todos, acompañados por el mendocino José Luis Ramón, y votaron en forma negativa”, agregó la legisladora.  “De esta manera le negaron a la Nación tener una ley que nos represente a todos y tengamos más y mejores políticos. Todo lo contrario es tener ante la gente políticos sin vergüenza, que ni siquiera se ponen colorados”, reflexionó con firmeza Sanz.