|02/12/21 07:45 AM

Cómo mejorar la convivencia entre vecinos

Vivir con otras personas es siempre un reto. La vida en comunidad nos da la oportunidad de contar y compartir con gente que no hemos escogido tener cerca

Por Redacción

Si pensamos en nuestro día a día, nuestros vecinos forman una parte invisible, pero importante en él, aunque cada vez se tienda más a la individualidad en los edificios comunitarios, nuestros vecinos siguen estando a nuestro lado, y comparten las mismas zonas y espacios comunes, por lo tanto, sus acciones muchas veces nos afectan.

Al contrario que a nuestros amigos, no podemos escoger a nuestros vecinos, por eso a veces, nuestras diferentes personalidades, rutinas y circunstancias chocan, creando problemas en la convivencia, gracias a nuestra experiencia trabajando con comunidades de vecinos podemos ofreceros los consejos que mejor funcionan:

 

Cómo mejorar la convivencia entre vecinos en una comunidad:

La mala convivencia entre vecinos es uno de los mayores problemas con el que se enfrentan las comunidades de propietarios. En muchos casos, “un vecino es para siempre”, por lo que se hace imprescindible forjar una buena relación con ellos por el buen funcionamiento de la comunidad. Presentamos una serie de consejos para mejorar la convivencia en las comunidades de vecinos:

  1. Conocé a tus vecinos. De esta manera, será mucho más fácil empatizar con ellos, conocer sus problemas, sus peculiaridades… y así comprender sus comportamientos, hábitos y horarios. Seremos mucho más comprensivos cuando un vecino tenga el volumen del televisor alto, si sabemos que tiene un alto porcentaje de sordera, o entenderemos por qué la vecina enfermera solo puede pasar la aspiradora de noche. Además, podremos contar con ellos si necesitamos su ayuda en algún momento.  
  2. Siempre con una sonrisa. En caso de que debamos recriminar el comportamiento molesto e incívico de un vecino, debemos hacerlo –sin excepciones– de forma respetuosa, con mucha educación y siempre con una sonrisa en el rostro. Debemos evitar los enfrentamientos con los vecinos, tener mucha paciencia y ser siempre cordiales. El respeto y la paciencia son las principales armas para una buena convivencia en la comunidad de vecinos.  
  3. Compromiso y sentimiento de pertenencia al grupo. Es importante integrarse en la comunidad, asistir siempre a las juntas de propietarios y participar en ellas. El buen funcionamiento de la comunidad de vecinos, dependerá de las decisiones que se tomen en juntas, por lo que no debemos mantenernos al margen de los asuntos que afecten a la finca.
  4. Respeto por las zonas comunes. Debemos considerar las zonas comunes (portal, rellanos, jardines, ascensores…) como parte de nuestro hogar, manteniéndolas limpias, cuidándolas y respetando los horarios y normas de uso de las instalaciones, así aseguraremos una buena convivencia.
  5. Cuidá los espacios compartidos. Es cierto que no es tu responsabilidad limpiar el pasillo o el ascensor, pero tampoco es necesario que los decores con colillas o bolsas de basura en los rellanos o en las zonas comunes. De hecho, debés cuidar estas áreas como si fueran tuyas, ya que compartes su propiedad.
  6. Devolvé lo que has pedido prestado. Sin ánimo de entrar en tópicos, tu vecino ha realizado un gesto de generosidad prestándote un poco de sal o el martillo que necesitás para colgar un cuadro. El agradecer ese gesto fomenta la solidaridad y la buena convivencia, lo que es básico para el decálogo del buen vecino.
  7. Moderá los ruidos innecesarios y a horas intempestivas. Con prudencia y sentido común, todo se puede hacer. Estás en tu derecho de organizar cenas o fiestas, pero pensá en la tranquilidad del vecino. Tampoco es necesario hacer ruidos intensos, poner música a un volumen elevado. Un vecino cansado y desesperado puede alterar la convivencia y ser muy peligroso.
  8. 8. Dialogá. En la convivencia, es lógico que se generan conflictos y divergencias. Nuestro consejo del decálogo del buen vecino es que dialogués y solucionés con calma los problemas. Antes de utilizar el recurso fácil de las denuncias o las querellas, discutí los asuntos polémicos antes de la reunión de la comunidad de propietarios.
  9. Postura constructiva. En las reuniones de propietarios, una de las normas del decálogo del buen vecino es adoptar una postura constructiva. Tu actitud ha de ser respetar el reglamento interno de la copropiedad como dueño de un inmueble. La opinión de cada uno de los vecinos propietarios, como vos, es igual de válida que la tuya.
  10. Comunicación. Es fundamental en todos los aspectos de la vida. Si vamos a realizar obras en nuestra vivienda, vamos a celebrar una fiesta o vamos a realizar cualquier otra actividad que pueda causar molestias a los vecinos, debemos informarles de ello. En todas las situaciones, debemos apostar siempre por el diálogo y la escucha activa.  
  11. Apostá por un sistema de videovigilancia. La instalación de sistemas de videovigilancia en las comunidades de vecinos, no solo previene delitos y amenazas externas, también soluciona buena parte de los problemas internos –suciedad, vandalismo, pequeños hurtos– y mejoran la convivencia entre los vecinos. Cuando sabemos que estamos siendo grabados, somos mucho más respetuosos y cívicos.

Fuentes: Mis vecinos y Api noticias

TAGS