|14/12/20 07:48 AM

¿Qué es la embriaguez del sueño?

Quienes la padecen se despiertan confusos, desorientados y con sus capacidades cognitivas funcionando a bajo rendimiento. Hay quien lo describe como una niebla mental que impide pensar con claridad y actuar de forma apropiada

Por Redacción

Hay personas que se despiertan completamente enérgicas, lúcidas y dispuestas a afrontar el día en cuanto suena la alarma. En cambio, otras solo pueden limitarse a contemplar con sorpresa, admiración y cierta envidia a quienes gozan de este privilegio.

Y es que, para muchos, el despertar matutino supone un gran esfuerzo; un momento en el que el cerebro parece no querer colaborar en nuestro intento por despejarnos y ser funcionales. Si este es tu caso, tal vez padezcas embriaguez del sueño.

Levantarte somnoliento, cansado o irritado no implica que sufras de esta condición. Lo anterior es relativamente frecuente y no tiene mayores repercusiones. En cambio, el trastorno del que hoy hablaremos puede llegar a afectar de forma significativa la vida de quienes lo padecen. Aun así, disponemos todavía de poca información al respecto ya que desafortunadamente este padecimiento ha pasado bastante desapercibido entre la comunidad científica.

 

Qué es la embriaguez del sueño

La embriaguez del sueño es un trastorno que tiene lugar en el momento en que pasamos del sueño a la vigilia. Así, quienes lo padecen se despiertan confusos, desorientados y con sus capacidades cognitivas funcionando a bajo rendimiento. Hay quien lo describe como una niebla mental que impide pensar con claridad y actuar de forma apropiada, dificultando enormemente el despertar.

Estos episodios suelen tener lugar tras el periodo de sueño nocturno, pero también pueden presentarse a mitad de la noche o después de una siesta diurna. Suelen estar generados por un despertar brusco que pone a la persona en estado de alerta y le lleva a sentir que debe defenderse de algún peligro o afrontar una situación urgente.

 

Cómo se manifiesta

Algunos de los ejemplos más representativos de lo que ocurre con la embriaguez del sueño son los siguientes:

  • Al despertar, el individuo no sabe dónde se encuentra. Puede tratar de salir de la cama por el lado de la pared y tener serias dificultades para llegar hasta el baño de su propia casa.
  • Cuando suena la alarma del despertador, la persona puede reaccionar respondiendo al teléfono o tratando de dirigirse hacia la puerta de casa por pensar que han llamado al timbre.
  • Puede suceder también que quien padece embriaguez del sueño se levante un día festivo totalmente convencido de que ha de ir a trabajar y llega tarde. Algo que le conducirá a prepararse de forma apresurada y atropellada y a no tomar conciencia de lo que ocurre hasta tiempo después. Y es que este estado confusional puede durar desde unos pocos minutos hasta varias horas.

 

Por qué ocurre

Aún no están claras las causas que originan este trastorno. Sin embargo, algunas investigaciones han detectado que suele producirse de forma más frecuente en quienes padecen otros trastornos del sueño y otras enfermedades mentales. La ansiedad, la depresión o el trastorno bipolar presentan una importante comorbilidad con la embriaguez del sueño. Además, el consumo de ciertos fármacos (como antidepresivos) también puede propiciar su aparición.

Del mismo modo, parece que los hábitos de sueño también juegan un papel importante. Así, dormir menos de seis horas, más de nueve o sufrir jet lag son eventos relacionados con la ocurrencia de este trastorno. La apnea del sueño, el consumo de alcohol y el estrés crónico también están asociados.

 

¿Existe tratamiento?

Se estima que la embriaguez del sueño afecta a una de cada siete personas, por lo que se hace imprescindible investigar más al respecto. Sin embargo, aún no contamos con un tratamiento específico para esta patología.

Hay que tener en cuenta que, para muchas personas se trata de episodios aislados que no generan malestar significativo ni interferencia en su vida diaria. Sin embargo, quienes lo sufren de forma recurrente se ven seriamente afectados a nivel personal, familiar y laboral. Pues, tengamos en cuenta que pueden pasar horas hasta que recuperan sus facultades cognitivas por completo.

La intervención consistiría entonces en abordar las situaciones relacionadas. Si existe algún trastorno comórbido (como los anteriormente mencionados) será necesario tratarlo adecuadamente. Y, del mismo modo, resulta imprescindible adoptar unos buenos hábitos de sueño.

Dormir las horas adecuadas y reducir el estrés puede aliviar los síntomas en muchos de los casos. Sin embargo, aún se sigue estudiando para hallar resultados más concluyentes respecto al tratamiento de este trastorno.

TAGS