|08/10/21 12:19 PM

El peor momento de Facebook: ¿por qué todos apuntan a Zuckerberg?

La compañía tecnológica atraviesa una crisis de confianza después del apagón y en medio de una disputa con el Senado de Estados Unidos

Por Redacción

Este viernes, la revista Time amaneció con una portada dedicada al CEO y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, con un título que ironiza con la posibilidad de "eliminar" la red social.

La chicana de la prestigiosa publicación estadounidense llega en medio de un pésimo momento para la empresa tecnológica que maneja las redes sociales Facebook e Instagram; ¿las razones? El apagón masivo de todos sus servicios el lunes pasado y la presión del Senado estadounidense por las crecientes dudas acerca del costo que estas aplicaciones tienen para la salud mental, acrecentadas luego de que Frances Haugen, ex empleada de la compañía, revelara datos muy comprometedores de informes internos filtrados.

 

 

Las críticas a Facebook giran en torno a su modelo de negocios y las consecuencias que acarrea para el bienestar de sus usuarios jóvenes y la difusión de desinformación. En este contexto, gran parte de la indignación en los medios de comunicación y la opinión pública apunta directamente a Zuckerberg, quien ha puesto en evidencia graves inconsistencias entre el discurso exhibido en nombre de su empresa y las políticas tomadas puertas adentro.

En el artículo de portada que compartió en Twitter con la premisa "Facebook no se arreglará sólo", Time expone el testimonio de Roger McNamee, uno de los principales inversionistas de Facebook y asesor de su creador. En dicha declaración, el empresario asegura que ha intentado convencer a Zuckerberg y Sheryl Sandberg, directora operativa de la compañía, para realizar reformas sustanciales en el funcionamiento de sus servicios, pero ha sido ignorado constantemente.

 

 

"Los daños del modelo de negocio de Facebook no son un accidente, sino el resultado inevitable de un diseño peligroso", afirmó McNamee a la revista, señalando también que las declaraciones de Haugen ratificando las sospechas por los documentos filtrados a la comisión de defensa al consumidor del Senado en Washington cambiaron todo por completo.

Hasta el momento, ninguna de las revelaciones y críticas a Facebook pareciera exponer la comisión de delitos o actos ilícitos por parte del gigante tecnológico, por lo que podría decirse que el asunto se resume a una cuestión de ética empresarial. Sin embargo, la desconfianza en el servicio después de la caída masiva y la expectativa por ver cómo se resuelve el dilema ante el parlamento estadounidense ya tuvieron consecuencias económicas no sólo para las cuentas de la empresa, sino también para el propio Zuckerberg.

Así las cosas, la palabra del magnate informático, cuya fortuna ronda los 120.000 millones de dólares, brilla por su ausencia, a la vez que sus declaraciones anteriores ante la justicia de su país con respecto a la ética de sus redes sociales pierden cada vez más sustento.