|23/11/21 07:27 AM

Fayad: “Estamos últimos en todos los rankings de fondos recibidos de la Nación”

Víctor Fayad (h) asumirá el 10 de diciembre como ministro de Hacienda. Sus prioridades, el equilibrio fiscal y la relación con el Estado central

Concretado el triunfo de Cambia Mendoza en las recientes elecciones, se vienen cambios en los elencos ministeriales, y uno de los más importantes viene de la mano de un cambio de función de uno de los actuales, que marchará al Congreso nacional a partir del 10 de diciembre.

Víctor Fayad ocupa actualmente el cargo de subsecretario de Financiamiento, y en diciembre asumirá como ministro de Hacienda, en reemplazo de Lisandro Nieri, quien partirá a ocupar su cargo como diputado nacional en reemplazo de Alfredo Cornejo. Anticipando lo que serán sus prioridades y proyectos cuando asuma la cartera, dialogó con la 91.7, donde analizó varios aspectos de lo que observa en las cuentas públicas y también se refirió a la difícil relación con el Estado central.

 

Mantener el eje

“Llego al cargo después de estar más de seis años trabajando en el Ministerio, en distintos lugares y con distintos ministros”, comenzó explicando Fayad, “y las expectativas son, un poco, tratar de mantener el eje que hemos sostenido desde 2015 a la fecha, que es básicamente ser eficientes en el gasto, tratar de ser austeros, tratar de reducir el déficit y mantener el superávit corriente que tenemos ahora, conseguir financiamiento para nuestro plan de inversión pública”. El funcionario agregó: “Nuestros objetivos son bastante claros. A veces cuesta implementarlos, porque es una tarea diaria en la que vivíamos con muchas presiones”.

La idea de continuidad, pese a los cambios de protagonistas, es la que impera, a la luz de un gobierno que volvió a recibir una rotunda aprobación por parte de la ciudadanía, con 20 puntos de ventaja sobre la segunda fuerza. Así, la ratificación del rumbo es moneda corriente cuando se conversa con los que llegan.

Pero si bien el equilibrio en las cuentas públicas es contabilizado como el gran capital en el haber de esta Administración, en la columna del debe aparecen desafíos notables, y uno de los que pueden ser marcados como principales es la baja creación de empleo privado por el aparato económico de la provincia, que la ubica con índices de los más pobres a nivel nacional. Al respecto, Fayad consideró: “Nosotros coincidimos plenamente con el pedido de los sectores productivos, de quienes emplean a gente y crean trabajo, que en definitiva son nuestras empresas, nuestras pymes, nuestras industrias, nuestra producción agrícola, y en ese sentido nosotros hace ya cuatro años bajando impuestos, con lo cual en ese punto es simplemente una discusión de la velocidad a la que lo estamos haciendo”. Vale recordar, para poner en contexto, que en estos días se conoció un proyecto del Consejo Empresario Mendocino (CEM), donde a partir de un análisis encargado al IERAL, solicitan la baja del impuesto a los Ingresos Brutos, para destinar esos fondos a la creación de nuevos empleos genuinos en el sector privado.

“Creemos firmemente que ese es el camino –continuó el futuro ministro-, pero a veces uno no puede ir a distintas velocidades. Realmente nosotros como provincia estamos inmersos en una realidad macro que complica mucho la creación de empleo, sobre todo, desde el punto de vista de las empresas, en una realidad que tiene un costo laboral y una contingencia laboral enorme; que hay un costo impositivo por contratar empleados que es muy alto, hay una elevada litigiosidad, una macro que no crece y una inflación que no para. Entonces, en ese contexto, los esfuerzos de la Provincia son muchos, pero, a veces, no tienen los resultados que queremos”.

 

Las fuentes de financiamiento

El nuevo ministro asumirá con el Presupuesto ya votado y aprobado por la Legislatura provincial, en el cual no se votaron afirmativamente las posibilidades de hacer un roll over de la deuda y tampoco para contraer nuevos empréstitos. En ese marco, el financiamiento de las obras de infraestructura que mencionaba más arriba fue otra de las consultas, a lo que Fayad respondió: “Nosotros hoy tenemos, aún sin el visto bueno de la Legislatura, al roll over, algunas herramientas que nos permiten renegociar nuestras deudas con acreedores puntuales y, en caso de que seamos exitosos en eso, nos va a permitir liberar ciertos recursos que destinaríamos a nuestro plan de inversión pública”.

Además, aclaró: “En paralelo, hay otras leyes que no son las del Presupuesto, sino leyes especiales, que en su momento autorizaron financiamiento para distintos objetivos que vamos a seguir tratando desarrollar. Es el caso, por ejemplo, de una ley que aprueba el plan de agua y saneamiento, con una autorización que hoy sigue vigente y aspiramos a conseguir fondos para seguir invirtiendo en toda la provincia, llevado adelante no solo por Aysam, sino también por los pequeños prestadores”.

 

La relación con la Nación

Sabido es que la relación de la provincia de Mendoza con la Nación no es de las mejores a la hora de la asignación de los recursos. Hay un ejemplo que lo ilustra claramente: entre las elecciones PASO y las generales, el Gobierno distribuyó fondos de los conocidos Aportes del Tesoro Nacional (ATN), que se distribuyen discrecionalmente, por un monto de $15 mil millones. De ellos, más de un tercio fue a la Provincia de Buenos Aires, seguida por otras del mismo signo político de la Nación. Mendoza, al igual que Córdoba, Corrientes, la Ciudad de Buenos Aires y Tierra del Fuego, no recibió un solo peso.

Sobre el particular, el futuro ministro aseveró: “La realidad es que hoy no tenemos ningún tipo de recurso que sea discrecional por parte de la Nación. Todo lo que llega Mendoza es producto de una de una norma o de una ley. Realmente, hemos recibido muy poco, si no es ninguno de recursos discrecionales por parte de Nación, y quiero decir con esto que la realidad es que no podemos estar peor, que estamos últimos en todos los rankings de fondos recibidos por parte de la Nación, y hay provincias muy favorecidas”. A partir de esto, señaló: “Es una tarea que tenemos que trabajar todos, si no empujamos todos desde Mendoza, tanto en el oficialismo como la oposición, y buscamos a abrir canales de diálogo y conseguir más fondos, este objetivo es muy difícil de lograr”.