|14/09/21 07:49 AM

El oficialismo y la oposición ya piensan en noviembre

Mientras Cambia Mendoza apunta a ganar más votos para reafirmar su mayoría, el Frente de Todos tendrá que rearmarse y decidir si continúa esgrimiendo la gestión nacional para continuar la campaña o despegarse y concentrarse en Mendoza

El resultado electoral de la renovación legislativa en Mendoza no ha sido una sorpresa, se anticipaba en encuestas y en la percepción en general del estado de ánimo de los mendocinos. 

Quizá lo que se esperaba como verdadera noticia era el porcentaje por el que el frente gobernante Cambia Mendoza aventajaría al Frente de Todos. También había cierta expectativa por cuál sería el resultado que obtendría Anabel Fernández Sagasti al cabo de una campaña electoral con la que no logró captar más votos.

Si bien el oficialismo provincial tenía la posibilidad de exhibir los difíciles logros obtenidos durante la pandemia, hubo un evidente esfuerzo por demostrar moderación y se apuntó al contacto directo con el votante.

Mientras el Frente de Todos, con la senadora cristinista al frente, buscó captar a algunos de los dirigentes del peronismo tradicional de Mendoza. También ensayó diferentes estilos publicitarios en los que se quiso contagiar alegría, pero el horno no está para bollos y terminaron recurriendo al mensaje directo.

 

Renovación de ambas cámaras

Esta elección primaria, ya encaminada hacia la definitoria de noviembre, servirá en nuestra provincia para renovar a 19 senadores provinciales, 24 diputados provinciales y la mitad de todos los concejos deliberantes.

Cabe aclarar que, desde el inicio del ejercicio de la democracia en 1983, la Legislatura acordó que en las elecciones de medio término la renovación se debe concretar el día del inicio del período legislativo ordinario siguiente a la realización de las elecciones: en este caso, el 1 de mayo de 2022, día en que cumplen cuatro años de mandato los que asumieron en la misma fecha de 2018.

 

Bancas en juego

De acuerdo a las elecciones legislativas de 2017, en la Cámara alta provincial, es Cambia Mendoza el bloque que pondrá en noviembre más bancas en juego, con nueve legisladores. Por su parte, el justicialismo en todas sus expresiones, debe renovar a siete representantes. 

Otros bloques terminan sus mandatos, que completan los 19 senadores que se van, al margen de los que podrían ser reelegidos si se presentaron para tal fin.

Para renovar senadores provinciales en noviembre, esta suerte de encuesta abierta, que son las PASO, indica que los resultados fueron:

  • Primera Sección: Cambia Mendoza 49,14%; Frente de Todos 23,27% y Frente de Izquierda Unidad 6,02%.
  • Segunda Sección: Cambia Mendoza 41,74%; Frente de Todos 31,35% y Partido Verde 6,81%.
  • Tercera Sección: Cambia Mendoza 49,87%; Frente de Todos 24,88% y Partido Verde 7,09%.
  • Cuarta Sección: Cambia Mendoza 41,38%; Frente de Todos 30,84 y Partido Federal 10,33%.

Estos resultados se van a modificar hacia noviembre, tal como ocurrió en 2017, cuando en pleno gobierno nacional de Macri y debiendo juzgar el gobierno de Alfredo Cornejo, los porcentajes para Cambia Mendoza tuvieron un leve aumento.

Siendo el promedio de mesas escrutadas, alrededor del 98%, en Mendoza se deberán renovar 24 diputados provinciales.

También en esta cámara provincial, quien pone en juego más legisladores es la UCR, de acuerdo a los resultados favorables de 2027.

De los diputados que ingresaron con el frente Cambia Mendoza en 2017, se irán nueve radicales, dos del PRO y uno del PD que adhiere al frente gobernante. Mientras que, del justicialismo, se ponen en juego siete bancas. También dejarán sus cargos Mario Vadillo que podría volver con el Partido Verde, y Gustavo Cairo, que optó por seguir a José Luis Ramón cuando se plegó al kirchnerismo. A propósito, el diputado de la frazada encabeza la lista de diputados provinciales del Frente de Todos por la Primera Sección electoral, por lo cual tiene el ingreso asegurado después de no ser aceptado en la lista de diputados nacionales con posibilidades de entrar.

 

Se reacomodaron los bultos

Otros de los datos destacables de las PASO del domingo, es la relativamente baja participación de los votantes, que apenas superó el 71% y un porcentaje de votos en blanco que casi llegó al 10%, en muchos casos superior a las esperanzas de los partidos más chicos que pugnaban con convertirse en la ansiada tercera fuerza. De acuerdo a los datos de ayer, el Partido Verde, que jugó sus fichas con las figuras de Mario Vadillo y Marcelo Romano, que se quedaron sin el sello de Protectora, quedó como el tercer, pero a bastante distancia de los primeros y segundos. Después de los verdes, el Frente de Izquierda solo logró el tercer lugar en la Cuarta Sección.

Otro dato para señalar, es la jugada que hicieron algunos sectores del Partido Demócrata, que junto a una parte de la Coalición Cívica propusieron otra vertiente con la boleta de Vamos Mendocinos. Las figuras reconocidas de Gustavo Gutiérrez y Mercedes Llano no fueron suficiente para captar suficientes votos. El resultado fue que sacaron menos votos que los demócratas que eligieron quedarse dentro de Cambia Mendoza con la lista Cambia Ya, encabezada por Raúl Vargas Arizu y Josefina Canale.

 

Los que se quedaron afuera

No podrán participar en noviembre, por no haber alcanzado el 1,5% necesario, el Frente Patriota que es la franquicia mendocina del neonazi Alejandro Biondini. 

El resto de los partidos que superaron ese límite quedan fuera de un lugar en el Senado nacional o en Diputados, pero podrán pugnar por ingresar a la Legislatura provincial por alguna de las secciones o en alguno de los concejos deliberantes.