|29/01/19 11:57 AM

Cambiemos se entusiasma con la reelección

Por Redacción

Pese al clima de escepticismo y la caída de imagen del presidente Mauricio Macri en todos los sondeos, desde el gobierno aun sostienen el optimismo de arribar a octubre con un piso de 40% y, de este modo, casi garantizarse la reelección en primera vuelta. ¿De dónde sale ese número? Es la cifra que se alcanzó en 2017 a nivel global pero sin la participación de Mauricio Macri como candidato.

Los analistas de la Rosada esperan que la candidatura, en este caso, refuerce las chances en algunas provincias en manos de la oposición, que aspiran a ganar, como Neuquén y Santa Cruz entre otras. El 27 de febrero ya se tendrán los primeros indicios acerca de lo acertado de esta aspiración, ya que las Paso pampeanas marcarán el verdadero pulso social. La segunda prueba será casi pegada, cuando se realicen las generales de Neuquén el 10 de marzo, donde esperan quedarse con la gobernación, de la mano del actual intendente de la capital provincial Horacio Quiroga.

Desde la alianza Cambiemos esperan que esta “calma veraniega” se mantenga, y se sumen buenos indicadores económicos luego de la cosecha, para fortificar esas aspiraciones, siempre especulando con las indefiniciones de la oposición y, fundamentalmente, que Cristina Fernández ha subido algo, pero parece tener un techo insuperable que no le permitiría llegar de ningún modo al sillón de Rivadavia.

Otra idea que les resulta atractiva es la de crecer en Córdoba y Santa Fe. Mayo y junio serán los meses en que estas provincias elegirán gobernador, con grandes chances de retener para Schiaretti y el socialismo santafesino, y para las presidenciales podrían cosechar buenos apoyos desde los mismos votantes de los mandatarios de tener que enfrentar a CFK.

Pero es desde la alianza gobernante para adentro donde aparecen dudas que marcan una convivencia no tan armoniosa. Es que las provincias gobernadas por el Radicalismo, Mendoza y Jujuy, quieren desdoblar para no quedar pegados a una mala performance de Macri en octubre, mientras desde la Casa Rosada buscan sumar con las buenas imágenes de los gobernadores, y la propia Provincia de Buenos Aires, con María Eugenia Vidal, también buscó el desdoblamiento, aunque parece que se resignó a no conseguirlo.

Como sea, 9 meses en la Argentina de hoy es mucho más que el plazo de un embarazo: pueden pasar más cosas que las que ocurren en Suiza en un siglo. El 2018 fue uno de los peores años que se recuerden, con malas noticias en todos los rubros –desde tarifas hasta sequías, desde corridas cambiarias hasta el mundial de fútbol- y el deterioro de la imagen del gobierno no le fue en zaga. Es bastante arriesgado pensar que un poco de calma pueda restañar un romance con la gente que parece haberse esfumado.

La carta que queda es que en octubre pese más el espanto que la esperanza. Es una apuesta demasiado impredecible.