Mendoza, Argentina
Mendoza, Argentina

|21/02/20 09:16 AM

Presupuesto sin obras: una crónica de la irresponsabilidad política

La diputada nacional por Mendoza Claudia Najul indica que el peronismo 'le puso un freno al desarrollo de Mendoza'

Por Redacción

Lo que sucedió anoche en la Legislatura fue un capítulo más de una historia que no enfrenta a dos partidos políticos, ni siquiera es una cuestión de oficialismo-oposición, por más que en la superficie asome de esa manera. Es una historia que en los últimos meses tuvo, por un lado, al peronismo local como actor irresponsable y revanchista, y por otro, al pueblo mendocino de rehén. Las cosas como son.

Los diputados que votaron, pero también los sectores más radicalizados del PJ mendocino y nacional, decidieron deliberadamente ponerle un freno al desarrollo de Mendoza. Optaron por negar trabajo a una provincia que lo necesita. En otras palabras, obligaron a la gestión de Suarez –y a cada uno de los intendentes– a gobernar este año por debajo de las posibilidades que teníamos; nos sometieron a hacer menos de lo que podemos hacer.

Los créditos que el BID ya había aprobado para Mendoza estaban destinados a la construcción de miles de viviendas, con un criterio equitativo y federal; a la renovación de la red cloacal de la provincia; a un nuevo tratamiento de residuos que apunta a eliminar los vertederos a cielo abierto; a un acueducto ganadero que iba a poner en condiciones de producir a miles de hectáreas desaprovechadas. Eso es lo que nos negó el PJ.

No estamos hablando de proyectos embrionarios ni de ideas abstractas. El dinero que no va a llegar a nuestra provincia estaba pensado para la ampliación del Hospital Notti, un orgullo mendocino e institución emblema en la atención de niños de toda la región. Las obras en los servicios de alta complejidad (quirófanos, terapia intensiva, neonatología y cirugía cardiovascular) iban a permitir, además, una mejor atención en los servicios de internación y más camas disponibles. Así de concreto, así de tangible es el daño que nos hizo una oposición tan irresponsable como desorientada.

Durante ocho años gobernaron sin distinguir Estado y partido. Usaron el patrimonio público en beneficio de unos pocos. Dejaron una provincia diezmada que no pagaba sueldos ni cumplía con proveedores. En los pocos años que llevan como opositores se comportan de la misma manera: no diferencian el interés general de la chicana barata y oportunista. ¿De qué otra forma podemos explicar que voten en contra de Mendoza, de sus trabajadores, productores, de la salud de los más chicos, de un futuro más sustentable para todos?

Piensan que dañan al Gobierno y en realidad le ponen el pie en la cabeza a miles de mendocinos y mendocinas. Las explicaciones de verdad –no el paquete guionado e inverosímil que repartieron en los medios y en la Legislatura– tendrán que darlas ante la gente, en cada departamento, en cada barrio, a cada familia a la que perjudicaron.

Escribí en las primeras líneas que la aprobación del Presupuesto sin dinero para obras era un capítulo más de esta historia. No hablé de final porque no vamos a quedarnos de brazos cruzados. Una mayoría abrumadora de mendocinos nos dio su confianza para conducir la provincia los próximos cuatro años y no tengan ninguna dudas que vamos a dejar la piel para continuar levantándola, a pesar de las piedras que nos arrojan los que quedarán en la historia como una oposición incapaz e insensible.

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?

Ocurrió un error