|09/07/21 08:17 AM

Portezuelo sí, Portezuelo no, esa es la cuestión

Algunas cámaras empresarias y agropecuarias de Mendoza esgrimen objeciones a la construcción de la presa, pero en realidad hay muchas razones de peso para seguir adelante con la obra. De todos modos, la provincia necesita un plan estratégico para evitar las consecuencias negativas del cambio climático

Los sabios de la Escolástica tenían un método considerado infalible para resolver cuestiones problemáticas. Las quaestiones disputatae, como las llamaban en latín. Este consistía en empezar haciendo una serie de preguntas sobre el tema. Luego, exponer las objeciones que hacían distintos expertos sobre ellas. Para, a continuación, contestar primero las objeciones y finalmente las preguntas iniciales.

En el caso que nos toca, la pregunta principal es si vale la pena construir la presa multipropósito de Portezuelo del Viento, y la secundaria, si ello será suficiente para mitigar los problemas relacionados con la escasez de agua que enfrenta Mendoza.

Como sabemos, una veintena de cámaras empresarias y agropecuarias de Mendoza firmaron una nota dirigida al gobernador Rodolfo Suárez pidiendo rever su construcción e iniciar un debate al respecto.

 

Las objeciones

Sus objeciones son las siguientes:

1°) La disminución del caudal del río Grande.

2°) No hay trasvase al río Atuel.

3°) Ecuación de rentabilidad económica negativa.

4°) La existencia de un sólo oferente.

5°) El impacto en la obra pública provincial.

6°) El uso del único recurso hídrico no aprovechado en Mendoza.

7°) El beneficio a las otras provincias que integran el Comité de cuenca (COIRCO) sin invertir nada en la obra.

 

Nuestras respuestas

1º) Respecto de la disminución del río Grande, es cierto lo expresado sobre la disminución del caudal, pero no sólo es para éste sino para todos los de la provincia, tal como lo expone el Pronóstico de Escurrimientos publicado por el Departamento General de Irrigación de la Provincia (Ver: Los Andes, Esta es la situación hídrica de Mendoza en su temporada 2020 / 2021). Una situación que no sólo se dará durante el 2021, sino una reafirmación de la tendencia a que dichos escurrimientos se encuentren en el orden del 60% menos de un año medio desde hace diez años a esta parte.

Por lo tanto, como vemos no es una condición especial del río Grande, sino de todo nuestro sistema hídrico, lo que nos va a llevar a otro tipo de consideraciones y que plantearemos más adelante.

2°) Acerca de que no hay trasvase al río Atuel, el proyecto prevé una obra conexa que permitirá el trasvase de parte del caudal del río Grande al curso medio del Atuel. Esta es una exigencia de la provincia de La Pampa ante el COIRCO, que condiciona estos acuerdos a que Mendoza acate las indicaciones judiciales y los acuerdos firmados.

Concretamente, La Pampa y Río Negro afirman que el aprovechamiento por parte de Mendoza aguas arriba los ha perjudicado, causando el agotamiento completo del río Salado o Chadileuvú, especialmente tras la construcción del embalse El Nihuil. Por lo tanto, esta objeción no puede ser obviada y debe ser tenida en cuenta.

3°) En cuanto a la ecuación de rentabilidad económica negativa, sólo podemos decir que es muy difícil –por no decir imposible– calcular todas las variables que podrían afectar y que, seguramente, afectarán el establecer aunque sea en forma aproximada esa rentabilidad. Estas variables van desde el precio del petróleo hasta factores medioambientales, entre otras tantas que podrían mencionarse.

Lo que sí se puede apreciar es que Portezuelo apuesta a lograr una potencia instalada de 210 MW, lo que implica abastecer de energía a 130.000 usuarios y equivale a cuatro veces más de lo que genera, por ejemplo, el dique Potrerillos.

Y lo más importante es que lo hará en forma limpia, en un mundo en que los imperativos para este tipo de energía están creciendo en forma exponencial.

4°) En lo referido a la existencia de un sólo oferente, sabemos que el proceso licitatorio se realizó en tiempo y forma. Es más, hace más de 15 años que la clase política mendocina, sin distinción de partidos, viene señalando la conveniencia de construir Portezuelo del Viento.

Nos preguntamos, ¿dónde estuvo esta gente y sus propuestas en todos estos años? Y nos preguntamos también si algunas de las entidades no estarán buscando una tribuna política para algunos de sus dirigentes.

5°) Con relación al impacto en la obra pública provincial, al contrario de lo que se supone por esta objeción respecto de que limitará la ejecución de obras públicas a la Provincia, es la realización de este tipo de obras un disparador de muchas otras, ya que actúa como una condición y un incentivo para la radicación de poblaciones, empresas, comercios y todo tipo de emprendimientos. Tal como ya ha sucedido con otros, tanto nacionales como internacionales.

6°) Respecto del uso del único recurso hídrico no aprovechado en Mendoza, compartimos esta propuesta. Efectivamente, hay que concretar el trasvase de agua del río Grande al Atuel y de ese modo permitir la expansión de la superficie cultivada con riego artificial.

7°) En cuanto a que beneficia a las otras provincias que integran el COIRCO sin invertir nada en la obra también es cierto, pero está lejos de ser una desventaja, ya que favorece la aceptación de la obra por parte de esas provincias.

 

Nuestra respuesta

Por todo lo expresado, a través de la refutación de la mayoría de las objeciones y de la aceptación parcial de sólo algunas de ellas, sostenemos que la Provincia debe concretar la obra de Portezuelo del Viento.

En forma paralela, y respecto de las objeciones relacionadas con la disminución del caudal del río Grande, la provincia necesita de un plan estratégico más allá de Portezuelo del Viento, ya que todo hace prever que las consecuencias negativas del cambio climático afectarán las condiciones hídricas de nuestros oasis con un menor escurrimiento de agua en todos sus ríos.

Todo esto lo venimos expresando desde hace algunos años atrás a través de notas publicadas en este medio, como ‘Geopolítica para el oasis mendocino’ y ‘Geopolítica para el oasis mendocino II’.

 

El Doctor Emilio Magnaghi es Director del Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa Nacional Santa Romana. Autor de El momento es ahora y El ABC de la Defensa Nacional.