Mendoza, Argentina
Godoy Cruz, Mendoza, Argentina

|14/12/19 03:48 PM

El desafío de Gallardo para el 2020

Armen el arbolito que hay Muñeco para rato. El técnico confirmó que seguirá en River y dejó de lado la incertidumbre sobre su futuro. Los hinchas millonarios respiran aliviados. ¿Cuál será el desafío del entrenador para el año que viene y por qué decidió continuar?

Los que conocen a Marcelo Gallardo dicen que es un hombre con fuerte personalidad y con objetivos profesionales bien marcados. Se plantea metas a cumplir todos los años y jamás abandonaría un proyecto cuando se encuentra a mitad de camino.

Esos mismos que rodean al mejor técnico del fútbol Argentino agregan que nunca se irá de un club, menos de su amado River, cuando se encuentre golpeado por lo sufrido hace muy poco tiempo, porque no pudo ganar su tercera Copa Libertadores. Es más, esos allegados a Napoleón son tan contundentes con sus dichos que dejan algo bastante en claro: “Gallardo es muy competitivo. Se irá de River cuando haya ganado todo lo que se propuso”.

River se adjudicó una nueva Copa Argentina, la tercera de su historia. Soberbia actuación del equipo siendo contundente y eficaz para marcar en los momentos justos.

El técnico, la cabeza de este grupo super consolidado, acumula 11 trofeos ganados desde que llegó hace 5 años y medio. Le tomó el gustito a ganar y bien merecido lo tiene.

Después de obtener tantos títulos y mantener a su equipo en lo más alto del continente, ¿Por qué Gallardo quiere continuar y que es lo que lo seduce para seguir en el Millonario? El desafío de ganar un torneo local, el trofeo que aún le falta en su vitrina y que tanto anhela para después sí, irse con todos los laureles.

Faltan siete fechas para el final del torneo y River se encuentra en la cuarta ubicación de la Superliga, a sólo tres unidades del líder, Argentinos Juniors. Aunque debe un partido ante Independiente en Avellaneda, que se jugará el 19 de enero próximo. En caso de lograr los tres puntos, compartirá el liderazgo con el Bicho de la Paternal.

De esta manera, Gallardo es un hombre muy inteligente, supo leer muy bien la situación. No iba a dejar su cargo antes de que finalice la Superliga, sabiendo que si su equipo le gana al Rojo sólo dependerá de él y de sus jugadores para obtener el tan ansiado título local. Y cumplir con el, hasta ahora, único pagaré que le falta.

¿Era razonable que Gallardo se fuera en estas condiciones? No. No bajo estas circunstancias. Habría sido más factible su salida tras ganarle a Boca en Madrid y lograr su segunda Copa Libertadores, la más importante de su rica historia. Pero quiso seguir siendo competitivo y mal no le fue este año: eliminación a Boca en las semifinales de la Libertadores, final ante Flamengo en el torneo más importante del continente, aunque sufrió una derrota, y obtención de la tercera Copa Argentina, lo que le permitió clasificar directamente a la fase de grupos de la Libertadores 2020.

No era lógico que dejé su cargo por otras razones, también, como por ejemplo la Superliga, por caso, terrenal y cercana como nunca, dependiendo pura y exclusivamente de su equipo.

La confirmación de su continuidad durante el 2020 se convirtió en el mejor regalo de Navidad que puede tener el Mundo River. Y el bonus track fue la tercera copa Argentina.

El pueblo de River está feliz. Porque su presencia en el Club es sinónimo de competitividad, de pelear en los primeros puestos en los torneos competitivos, de profesionalismo y de proyectos para los equipos de primera y de las divisiones inferiores. Porque es serio en el vestuario y los jugadores le creen y captan el mensaje. Convence con su idea futbolística y la llevan a cabo en el campo de juego. Los dirigentes duermen tranquilos y ponen las manos en el fuego por él. Porque hará que la dirigencia traiga los refuerzos necesarios sin gastar dinero de más en el próximo mercado de pases y porque garantiza un buen armado del plantel.

Los hinchas ahora están felices, porque habrá Muñeco para rato. Saben que cuentan con su líder y eso siempre garantiza confianza en el equipo y en el cuerpo técnico. Marcelo Gallardo seguirá en River y se propone nuevos desafíos