|21/07/21 02:47 PM

Jan, una de las 25 personas que tendrá su DNI no binario

Desde este miércoles quienes no se reconocen ni femeninas ni masculinos podrán indicar la X para señalar su sexo 

A través del Decreto Nacional 476/2021, publicado en el Boletín Oficial, se estableció que en las nomenclaturas en el campo referido al “sexo” de los DNI se sumará a las F (femenino) y M (masculino) la X. El objetivo es garantizar el derecho a la identidad de género de las personas que no se autoperciben femeninas ni masculinas.

En el caso de las personas con identidades no binarias en Mendoza, los primeros casos de reconocimientos registrales de la provincia sucedieron en noviembre de 2018, haciendo punta en el territorio nacional a la hora del reconocimiento de los derechos de este segmento de la población. Al día de hoy, hay 25 personas que cuentan con su reconocimiento registral, con la salvedad de que todas ellas no han recibido su DNI expedido por el Renaper.

"Hoy es un día muy especial" indicó a El Ciudadano Jan Strappa Figueroa, quien además manifestó que "desde el 2016 tuve cada vez más certeza de que no era una persona cisgénero".

En su Documento Nacional de Identidad (DNI) de nacimiento, a Jan le figura sexo femenino. "Desde mi niñez recuerdo que rechazaba lo femenino, pero no quería 'ser' un niño, y tampoco entendía qué significaba ser mujer o ser hombre. Como con muchas otras construcciones sociales, traté de convencerme durante años de que era yo quien no las entendía, para finalmente darme cuenta de que solo son ficciones, que significan algo distinto para cada persona, y así como a algunas les sirve para algún fin, a muches no nos sirven, y con frecuencia nos dañan", relató.

Y amplió: "Empecé a escribir 'otro', 'prefiero no decirlo', y hasta 'transgénero' en formularios, sin entender por qué lo hacía, hasta que leí sobre personas no binarias y comprendí que eso me describía. Quise negarlo con la excusa de que era misoginia internalizada, de que quería escapar de la categoría mujer".

En ese sentido, reflexionó que no se trataba de "un escape", sino más bien algo de lo que "no podía escapar, porque desde entonces no pude seguir fingiendo que era una mujer cis (cisgénero). Conocí a muchas personas trans, travestis y no binarias, y pude asimilar, muy lentamente, la realidad de que todas nuestras identidades son únicas y son válidas".

Proceso de cambio de género

El trámite de cambio de identidad de género comprende el aspecto registral (partida de nacimiento) que es competencia de las provincias, y el trámite identificatorio (DNI) es competencia de la Nación a través del Renaper, dependiente del Ministerio del Interior.

Jan, actualmente tiene 33 años y contó que la experiencia de elegir su nuevo nombre fue movilizante, "ya que siempre quise tener uno solo y que fuera corto, sobre todo porque al nacer me asignaron dos que siempre tenía que deletrear", explicó.

"Nunca sentí afinidad con la feminidad ni con la masculinidad, pero sí una gran satisfacción al contrariar las atribuciones de género que otres me imponían, que en mi caso siempre gravitaban hacia lo femenino. Por eso elegí uno que es más masculino que femenino, y que tiene la misma raíz que el primer nombre que me dieron mi padre y madre", reconoció.

En ese sentido, sostuvo que poder elegir su nombre es "un acto de libertad, que tiene un profundo significado para mí". Y si bien reconoció que tanto su identidad como la de cualquier persona no necesitan ser legitimadas por autoridad alguna para que sean consideradas válidas, "este reconocimiento es simbólico, ya que es una afirmación de que la identidad la construye une misme, y nadie debería tener el poder de restringirla", reconoció.

Derechos y reconocimientos

Al consultarle a Jan sobre qué significa que sean reconocides como no binaries y poder obtener ese derecho manifesto: "Para cada une de nosotres el significado es distinto. Podemos coincidir en que es una gran ruptura y un reconocimiento institucional de que el género se construye y no debe ser impuesto, lo cual la LIG (Ley de Identidad de Género) ya había reconocido, pero no había sido adecuadamente implementado".

Y agregó: "Concuerdo con quienes celebran que exista este reconocimiento y que tengamos más derechos. Sin embargo, mi postura personal es que los datos de sexo y género son sensibles y confidenciales, por lo que no deberían existir en el DNI".

Por otra parte refirió que cree que "no puede existir igualdad para las personas trans mientras se asigne un sexo o género al nacer, puesto que las personas cis siempre construirán su identidad dentro de un género asignado correcto, pero las personas trans primero tenemos que salir de todas las imposiciones, frecuentemente traumáticas y forzadas desde nuestro nacimiento sin nuestro consentimiento, para poder luego hacer el 'cambio' (siempre y cuando nuestro entorno nos lo permita)".

"Es una especie de 'opt-out' del sistema de género binario: es coercitivo. Deberíamos aspirar a no imponer categorías, roles ni estereotipos. También me sorprendió la falta de diálogo con organizaciones y activistas no binaries, y la idea de la 'X' justificada en precedentes de pasaportes de otros países", enfatizó.

En ese sentido reconoció que Argentina es un país con leyes "muy avanzadas" en materia de derechos humanos, y en derechos de personas trans, por lo que esta nueva normativa "a muches conocides y a mí esto nos ha resultado extraño".

Apoyo familiar

Jan se recibió en Ingeniería en Sistemas de Información de UTN FRM y tiene un doctorado en Ciencias de la Computación de la Universidad Nacional de San Luis.

Durante su relato, contó sobre el apoyo que recibió por parte de su familia y de la aceptación por parte de los conocidos "cuando decidí cambiar mi nombre estaba pasando por uno de los momentos más difíciles de mi vida, y eso me hacía ver todo con un tinte pesimista".

"Inicialmente solicité una rectificación de partida sin sexo, que recibí con sexo 'masculino'. Eso fue muy angustiante, y aun así casi me resigné a aceptar ese resultado", lamentó.

Jan se mostró agradecide con Julieta Mazzoni, del Registro Civil de Mendoza, por el acompañamiento recibido, ya que siempre se dirigió "con mucha fuerza y calidez".

En ese sentido, contó que Mazzoni "siempre estuvo convencida de que algún día iba a poder tener un DNI con mi nombre y enfrentó muchísimas dificultades por ayudarnos a obtener este derecho. Sin su apoyo y el de Eleonora Lamm, quizás habría desistido".

"En mi familia, no todes me entienden de la misma manera, pero al menos mi padre y madre siempre me han dado mucha libertad para tomar decisiones y creo que el afecto nunca fue algo negociable, algo no muy común dentro de las experiencias de personas trans y LGB", reflexionó Jan.

Y explicó que muchas personas de su entorno, que no esperaba que supieran que era trans comenzaron a llamarle por su nuevo nombre en cuanto lo cambió en redes sociales o porque un tercero se los contó. "Sé que salir del clóset es salir mil veces, desde que sé que soy bisexual, pero es aún más arduo cuando la salida involucra explicar que tenés un nuevo nombre y usás otro pronombre", explicó.

"Sabiendo que la situación era difícil y creyendo que tenía todo en contra, decidí concentrarme en terminar mi doctorado, haciendo valer la Ley de Identidad de Género para poder ser respetade en distintos organismos a pesar de no haber podido cambiar mi nombre legal. Sin embargo, al encontrar diversos obstáculos con relación a mi falta de DNI, en los últimos meses estuve intentando encontrar una solución por distintas vías y había considerado presentar un recurso de amparo, cuando llegó esta noticia", relató Jan.

Argentina el primer país de Latinoamérica en habilitarlo

Argentina se transformó este miércoles en el primer país de Latinoamérica que habilita, a través del nuevo decreto, la posibilidad de consignar una opción diferente en el campo “sexo” del DNI, en línea con la modificación que ya han llevado adelante otros países del mundo como Canadá, Australia y Nueva Zelanda. 

El uso de la “x”, que ya ha sido aceptado por OACI (Organización de Aviación Civil Internacional), comprende las acepciones no binario, indeterminado, no especificado, indefinido, no informado, autopercibido, no consignado, y otras identificaciones que no estén incluidas en el esquema tradicional referido al ‘sexo’ podrán ser ‘F’ -Femenino-, ‘M’ - Masculino- o ‘X’”.

El presidente Alberto Fernández encabezó este mediodía, desde el Museo del Bicentenario, el acto de presentación del nuevo Documento Nacional de Identidad para personas no binarias

Cómo se debe proceder

Cualquier solicitud de cambio al amparo de la ley de identidad de género se presenta de 8 a 13 en las oficinas del registro civil más cercano al domicilio con la partida de nacimiento y DNI vigente. Esa solicitud se procesa en forma inmediata y se labra, en la provincia, la partida de nacimiento de la persona solicitante adecuada a su identidad de género.

Una vez realizada la partida, la persona se presenta en un Centro de Documentación Rápida (CDR) para la toma del trámite de nuevo DNI.

La emisión de ese documento es un trámite que, habitualmente, puede demorar un mes. En estos casos puntuales, indicaron que puede llegar a transcurrir un lapso de 120 días para la llegada del DNI, ya que deben adecuarse los sistemas de la administración nacional a la nueva categoría X.

TAGS