|23/03/21 03:10 PM

Comerciantes denuncian una invasión de abejas en el microcentro

Aseguran que la ola de insectos los perjudica en las ventas, ya que sirven de barrera para que los clientes disfruten de la vía pública. La solución casera que buscaron 

Comerciantes de la Ciudad de Mendoza advierten que una invasión de abejas está perjudicando el desempeño de sus negocios. 

En diálogo con El Ciudadano, Gianluca Vega, propietario de la heladería Chini -ubicada en la esquina de las avenidas Las Heras y España- contó que desde hace aproximadamente dos meses lidian con esta situación y ya no saben cómo ahuyentarlas.

"La gente que se sienta en las mesas que están ubicadas en la vereda se quejan constantemente, ya que tienen miedo a que los piquen. Sobre todo los que vienen con niños. De hecho, algunos clientes han sufrido picaduras", explicó.

El miedo a las abejas, también conocido como apifobia, es una fobia muy común. 

Vega manifestó que, en conjunto con los comerciantes de la zona, trasladaron el inconveniente a la Municipalidad, pero obtuvieron como respuesta "que son una especie protegida. Que cualquier solución la debemos buscar en forma particular, pero esto es imposible, ya que están diseminadas por todo el microcentro". 

 

Críticas ante una solución casera

Ante la poca ayuda para mitigar la ola de insectos, los comerciantes diseñaron unos recipientes de plástico, en los cuales colocaron jugo de naranja y azúcar. 

La solución casera de los comerciantes.

 

El objetivo es que "vayan a ese lado y no se concentren tanto en las mesas. Pero esto no es suficiente, ya que hay demasiada cantidad de abejas", advirtió Vega.

"Algunos transeúntes que defienden las abejas y han visto estos recipientes, también se enojan con la empresa, ya que creen que lo utilizamos como tramperos y sinceramente no sabemos qué hacer", remarcó.

Los recipientes plásticos fueron colgados en postes de la vía pública.

 

En tanto, desde la empresa de desinfección que contactaron rechazaron el trabajo, debido a que "no tiene solución. Solo encontrar el panal con su abeja reina, pero nadie sabe donde pueden estar instalados los mismos", cerró.