|22/10/21 03:21 PM

Altas temperaturas y manchas verdes, ¿qué está pasando en la Antártida?

Las algas están floreciendo sobre el hielo, que cesa cada vez más producto del calentamiento de la superficie marina. La explicación de los especialistas

Por Redacción

Las últimas imágenes captadas de la Antártida tienen una característica inusual: ya no se ve una enorme superficie blanca como siempre fue este continente congelado, sino áreas manchadas con distintas tonalidades de color verde. De acuerdo a los primeros análisis hechos por especialistas, se trata de un tipo de vegetación que está creciendo sobre el hielo debido a la temperatura de las aguas, que son cada vez más cálidas.

Los principales factores que propician este cambio en el ecosistema más austral de la Tierra tienen que ver con el calentamiento global. Según explicaron científicos de la Universidad de Cambridge y del British Antartic Survey en un estudio publicado en la revista Biological Rewies, la mayor presencia de algas y especies vegetales se debe a la alza de temperaturas en las aguas de todo el mundo, lo que favorece que estas formas de vida migen hacia zonas más frías.

Al mismo tiempo, la pérdida de hielo producto del derretimiento facilita el asentamiento de algas microscópicas, plantas y animales que no podrían habitar este clima en otras condiciones.

 

En una superficie en la que predomina el blanco, los rayos de sol reflejan de manera candente hacia el espacio, efecto que se aminoriza con las recientes apariciones de verde intenso y oscuro producto de la vegetación. En consecuencia, las áreas que se "oscurecen" absorben un mayor grado de energía solar, lo que provoca un aumento de la temperatura que acelera la disolución del hielo.

Otra causa relacionada a la expansión de vegetación en la Antártida es la mayor presencia de aves marinas y mamíferos en la zona, ya que su excremento funciona como fertilizante natural para las algas y acelera su crecimiento.

Si bien la región de la Antártida más afectada por esta situación es la península y las costas del continente, toda la tierra está sufriendo las graves consecuencias del aumento de temperaturas. En efecto, una investigación llevada a cabo en enero de 2020 demostró que la Antártida Oriental experimentó por primera vez una ola de calor, lo que llevó la temperatura de la región a casi 7 grados por encima de la media histórica.