|04/12/20 12:38 PM

Quién es Adolf Hitler y por qué todos hablan de él: "no quiero cambiarme el nombre"

Las elecciones en el condado de Ompundja, Namibia, arrojaron a este político como ganador. Al conocerse su nombre, la noticia sorprendió al mundo.

Por Redacción

Durante la noche de ayer se conoció que un hombre de exactamente el mismo nombre que el dictador nacido en 1899 había resultado electo en la disputa por la gobernación de un condado de Namibia, país ubicado al suroeste de África. Como no podía ser de otra manera, la noticia recorrió rápidamente las redes sociales y medios de comunicación del mundo por la obscena similitud, y el flamante gobernador de Ompundja fue entrevistado por medios alemanes (si, hasta en eso hay paradoja).

Resulta que Adolf Hitler Uunona no es un nazi que odia a las minorías ni tiene pretensiones de dominar el mundo con sus ejércitos, si no más bien todo lo contrario. Este hombre africano de 54 años ha dedicado gran parte de su vida a la política, carrera en la que se ha destacado, entre otras cosas, por su dedicada y perdurante lucha contra el apartheid; aquel sistema de segregación racial que prevaleció en varios países africanos durante buena parte del siglo XX.

No obstante está claro que, previo a conocer su trayectoria política, la atención de quienes se hicieron eco de la victoria de Hitler Uunona con el 84,88% de los votos en Ompundja estuvo dedicada a indagar sobre el insólito parentesco de nombre con quien intentara aniquilar a todo aquel no considerado "de raza aria", allá por los albores de la Segunda Guerra Mundial.

Consultado al respecto por un diario alemán, el Adolf namibio explicó: "Mi padre me puso el nombre de este hombre, probablemente no entendió lo que representaba Adolf Hitler. Era completamente normal cuando era niño y no fue hasta que fui creciendo que me di cuenta de que este hombre quería subyugar al mundo entero; no tengo nada que ver con ninguna de estas cosas". Para más, Namibia no es precisamente un lugar en el que se haya terminado con todo vestigio de las ideas del nazismo; el país africano, que fue colonia alemana hasta finalizada la Primera Guerra Mundial, todavía alberga sectores sociales que reivindican ciertas convicciones asociadas con las propuestas por el Adolf Hitler original en la Alemania del Tercer Reich.

"¿Cambiar el nombre? Es demasiado tarde para hacer eso. En cualquier caso, mi esposa solo me llama Adolf, sin Hitler. Además, está en todos los documentos oficiales, es demasiado tarde para eso..." contó Uunona, que resultó victorioso tras postularse a gobernador dentro del SWAPO, partido político que ha gobernado en Namibia desde 1990.