|16/02/19 02:41 PM

Nuevas protestas de los "chalecos amarillos" en Francia

El movimiento cumple tres meses de manifestaciones desde su nacimiento y se reunieron nuevamente en las calles parisinas, sin tanto apoyo de la opinión pública. Este domingo volverán a marchar

Por Redacción

Miles de "chalecos amarillos" se manifestaron en París y organizaron concentraciones en otras partes de Francia, tres meses después del nacimiento de este movimiento de protesta social que persiste a pesar de que empiezan a perder apoyo en la opinión pública.

Hacia las 14, unos 10.200 "chalecos amarillos" participaron de las manifestaciones en distintos puntos de Francia, entre ellos 3.000 en París, según las cifras del ministerio del Interior.

Estos números son inferiores a aquellos del sábado pasado cuando a la misma hora las autoridades contabilizaron 12.100 manifestantes en el país, de los cuales 4.000 en París.

En la capital francesa, punto tradicional de fuertes movilizaciones, una marcha de miles de personas comenzó a descender por la célebre avenida de los Campos Elíseos, antes de cruzar los puentes sobre el Sena y proseguir la manifestación en otras grandes avenidas parisinas.

"He participado de casi todas las manifestaciones. Vemos cómo el servicio público se va al diablo", declaró a la AFP Marion, enfermera en París, que calificó de "cortina de humo" el "gran debate" lanzado por el presidente Emmanuel Macron a través de todo el país. "No creemos en eso, no vamos a participar", aseveró.

La concentración, fuertemente vigilada por las fuerzas del orden, se desarrollaba en un ambiente tranquilo, a pesar de algunos silbidos, bengalas de humo y cánticos hostiles contra la policía y el presidente francés "Emmanuel Macron, venimos a buscarte a tu casa".

"Yo he venido a 12 de los 14 actos (como denominan a estas manifestaciones)", dijo uno de los participantes de la marcha, e"No puedo más con este sistema podrido", agregó.

Este movimiento inédito, iniciado el 17 de noviembre y que se gestó en las redes sociales para protestar contra un nuevo impuesto al combustible, llamado "ecológico", se expandió por toda Francia y obligó al gobierno a tomar medidas sociales y lanzar un gran debate nacional.

Los "chalecos amarillos" fueron sumando múltiples reivindicaciones, que en la actualidad van desde una mejora del poder adquisitivo hasta una mayor justicia social y fiscal, pasando por una democracia más horizontal o la exigencia de referendos ciudadanos. Algunos piden la renuncia de Emmanuel Macron.