|22/01/21 08:11 PM

Un Pepe Basualdo sin filtros en CNN Radio Mendoza

El ex jugador de Boca habló sobre el presente del club Xeneize y sobre la muerte de de Maradona. "Lo único que deseo es que pague la gente que lo rodeaba", se despachó

El exjugador de Boca, José Pepe Basualdo en dialogó con CNN Radio Mendoza argumentó sobre la derrota frente al Santos en instancias de semifinales de la libertadores. “Boca fue muy tibio en las situaciones, no tuvo el hambre que se necesita para jugar una semifinal de copa. A veces con el nombre y la camiseta no alcanza, sino también con el carácter y las ganas pero Boca careció de todo esto en el tramo final”, recalcó el correntino.

Además, el mediocampista, que fue campeón del mundo con el Xeneize en el 2000, habló sobre porqué hay jugadores que cumplieron un ciclo en el club, los errores que llevó adelante el Consejo de Fútbol encabezado por Juan Román Riquelme, analizó el año de Miguel Russo como entrenador y además, recordó a Diego Armando Maradona a quién consideró su amigo, a dos meses de su fallecimiento.

- ¿Qué opinión tiene sobre los torneos sin descensos que se disputan en la Argentina?

- Es un decisión ridícula por parte de la Asociación del Futbol Argentino (AFA). No puede haber un torneo sin descensos. Primero, porque sería una falta de respeto no sólo hacia los equipos que pelean por ascender sino también a aquellos que hicieron bien las cosas y se salvaron del descenso, además de los que hacen mal las cosas y están condenados al descenso. En un principio, hubo un rumor que lo hacían para que Gimnasia y Esgrima la Plata, que era dirigido por Diego Maradona, no descienda. Empezaron a especular con esa idea, pero igual no debe haber un campeonato sin descensos porque no hay motivación. Jugar por jugar para cobrar el sueldo no tiene sentido. Si los más grandes pelean el campeonatos y el resto hacen la plancha no es serio.

- ¿Qué sensación le dejó el primer torneo sin descensos?

- No me gustó. Al no haber descensos no hay inversiones ni contrataciones de buenos jugadores porque utilizan a los chicos del club, total saben que si no hay descensos no pasa nada. Resulta que tenías medio torneo peleando por el título y el resto con presupuesto de dos pesos 50. No había incentivación, la única que hubo fue observar la Sudamericana y la Libertadores. El torneo local fue una excusa, más que un campeonato bien organizado.

- ¿Boca fue el justo campeón del último torneo?

- Nunca se saben si los campeones son justos o no, son campeones y listo. Boca hizo los méritos correspondientes y sumó su título número 70, igual sirve únicamente para la estadística.

- ¿Este torneo ganado tapa lo que fue la eliminación frente al Santos?

- No tapa los errores que hubo en el últimos encuentro de Libertadores. Hay que reconocer que Boca prácticamente quedó afuera por Boca. No quedó eliminado por otro motivo. A River le pasó lo mismo, perdiendo de local. Uno jugó bien (River), el otro mal (Boca) y sin embargo los dos quedaron afuera. El Xeneize se dio cuenta tarde que era una copa fácil. Los dos que llegaron a la final son menos que el equipo de Miguel Russo, pero por lo que presentó y jugó le dio la posibilidad al Santos de que lo eliminara.

- Entonces, ¿Queda afuera por sus propios errores o el Santos tiene sus méritos también?

- Por los errores que cometió en la revancha en Brasil. El Santos especuló los dos partidos y trato de no recibir goles, ver si podían convertir con Marinho y con Soteldo. Como Boca no propuso, el rival aprovechó y sacó ventajas. Boca fue muy tibio en las situaciones, no tuvo el hambre que se necesita para disputar una semifinal. A veces con el nombre y la camiseta no alcanza, sino también con el carácter y las ganas pero Boca careció de todo esto en el tramo final.

- ¿Pensaste que iba a salir a jugar de una manera apática ante el Santos en Brasil?

- Venía jugando de otra manera. Se hacía cada vez más fuerte de visitante. Por eso, pensamos que a lo mejor iba a ser distinto a lo que vimos en la Bombonera. Pero fue un juego mucho menor de los que mostro de local. Un Boca estático y predecible, con jugadores que no estaban a la altura como el Pulpo González y Franco Soldano a quién Lo trajeron como goleador y prácticamente no convirtió. Cuando terminó el primer tiempo, Boca estaba perdiendo y en el complemento tenía que demostrar que quería ir a buscar el empate. A esa altura, perder 1 a 0 o 2 a 0 no tiene mucho sentido, por ende debía mostrar otra actitud. Pero no se vio así ni tampoco de Russo vino esa actitud: cambio cuatro por cuatro y delantero por delantero. No hubo variantes y eso se notó.

- ¿Cómo viste el primer año de la gestión de Jorge Amor Ameal (presidente del club) y el Consejo de Futbol encabezado por Román Riquelme?

- Con aciertos y errores. Creo que están en un nuevo camino. Ser dirigentes es distintos a estar dentro de una cancha o ser de la parte técnica. Creo que tomaron buenas y malas decisiones. La mala fue dejar ir a Pol Fernandez, tenerlo y no poder contar con él por diversos motivos. Casi pasó lo mismo con Julio Bufarinni y ahora pasa con Cristian Pavon. Por su parte, Sebastián Villa empezó a jugar tarde, por suerte dentro de todo encajó. Pero también tuvieron aciertos: ganaron dos torneos, aunque el objetivo principal no lo cumplieron como era ganar la Libertadores. Fue un primer año que quizás tomen nota de todo lo que se equivocaron y les sirva para afirmarse en lo bueno. Tal vez puedan seguir mejorando en un futuro. Hay que prepararse para lo que viene: la Libertadores 21´ y apuntar bien a los refuerzos.

- ¿Tenes diálogo con los integrantes del Consejo de Fútbol?

- No, soy cercano pero no toco el tema de lo que pasa en Boca. Pienso que están capacitados para analizar los errores y los aciertos. Deberán ser más precavidos a la hora de las contrataciones y analizar bien los que se van y se quedan. Deberán tratar de armar el mejor Boca para lo que viene. Sigue estando pendiente la séptima copa, la que todos queremos.

- ¿Cómo viste la vuelta de Russo a Boca?

- Miguel tiene más experiencia y está aplomado. Conoce el mundo Boca y salió campeón. Tiene relación con Román, aunque ahora lo está tratando en la fase dirigencial por eso Riquelme lo trajo y entre los dos pueden debatir de lo que pasa en el equipo. Russo por lo pronto tomó todas las responsabilidades que tenía por ser el entrenador pero espero que haya aprendido a la hora de elegir como quiere armar el futuro Boca. Es una persona demasiado inteligente para saber que hizo mal y bien.

- ¿Cree que hay jugadores que arrastran una mochila pesada y cumplieron un ciclo?

Los ciclos se lo ponen los mismos jugadores, quienes no tienen fecha de vencimiento, a no ser que tengan un agotamiento psicológico. Se están viendo las declaraciones de Salvio y Zarate, aunque lo de Mauro es más puntual: se quiere ir porque pensó que iba a tener muchas más minutos de juego y no fue así. Entonces, dijo: ´Para quedarme así en Boca, prefiero irme´. Obviamente, es un decisión razonable. Al que no lo entiendo es a Eduardo Salvio, que dejó la puerta abierta para irse. Se ve que lo superó el mundo Boca. Quizás en este momento quiere otra cosa, jugar más relajado en lugar de tener el compromiso que la camiseta de Boca te obliga. Frank Fabra juega como si se quisiera ir de Boca y además, hay otros que tienen altibajos. La dirigencia debería evaluar caso por caso.

- ¿Qué recuerdos tiene de Diego Maradona?

- Diego es mucho más que un recuerdo, fuimos amigos sin la necesidad de estar encima todo el tiempo. Cuando nos podíamos ver lo hacíamos, sino no había problemas. Siempre mantuvimos esa amistad. Me enteré por muchos lados de su fallecimiento. Por amigos cercanos y en grupos de WhatsApp. Fue algo muy feo por todo lo que pasó. Murió solo en una cama y semi abandonado, eso es lo que más me duele.

- ¿Te acordás del último diálogo con él?

- Lo fui a ver una practica a Gimnasia y Esgrima la Plata, cuando era el director técnico. Estuve charlando bastante, quería que me quede toda la practica y lo hice. Tuvimos mucho tiempo para charlar y lo vi medio ido y cansado. Siempre hubo una barrera para llegar a él y quizás eso también deterioro su día a día, fue una lástima muy grande como murió. Lo único que deseo es que la gente que lo rodeaba pagué por su muerte porque tiene la culpa. Diego le dio tanto a muchas personas y murió sólo en una cama, en una habitación donde no podía ni vivir ahí. Las gente que lo rodeaba la tiene que pagar. Son los mismos que le quitaban el celular y le cambiaban el número de teléfono. Recuerdo en la última charla, hablamos de futbol y me preguntaba como estaba. Yo le consulté si veía a sus hijas y me dijo que se comunicaba pero no podía verlas. Se le veía una carita de tristeza cada vez que hablaba de las personas que amaba. Cuando murieron sus padres, a partir de ese momento, debió estar rodeado de sus hijas, hermanos, de la gente que verdaderamente lo quería así vivía feliz en el último tramo de su vida.