|07/04/21 02:32 PM

Conmovedor: los pulmones de Wey Zapata habrían salvado a un mendocino

Según trascendió la familia de Gerónimo decidió donar sus órganos y sus pulmones los habría recibido un mendocino. Historias de deportistas que fueron trasplantados 

Por Redacción

El mundo del motociclismo continúa conmocionado y el dolor será infinito para quienes conocían a Gerónimo Wey Zapata Bacur, quien falleció en un accidente durante una competencia de motocross el pasado domingo en la localidad cordobesa de San Agustín. Pero su paso por este mundo no pasará desapercibido y sus órganos habrían permitido renovarle las ilusiones a un mendocino.

En medio de la tristeza, una familia mendocina asegura que gracias a la donación de órganos, el Wey le salvó la vida a un joven que hacía trece años esperaba por un trasplante de pulmón.

En un momento de extrema grandeza, los padres del joven piloto sanjuanino, decidieron donar los órganos de su hijo, para que de alguna forma, mantener encendida la luz en medio de tanta oscuridad.

Según contó Brayam Gabriel Zapata, mismo apellido de Gerónimo, a Diario Móvil que los pulmones de Wey fueron trasplantados a su primo de un chico mendocino (se preserva la identidad del trasplantado) que tiene 23 años, la misma edad con la que murió el ídolo del motocross.

Brayam integra el Grupo Locura (de cumbia puntana, compuesto por 8 músicos), que el fin de semana anterior a la tragedia de los llegó para hacer una gira por los bares sanjuaninos.

Antes de tocar, el grupo dejó donaciones para cientos de afectados por el terremoto y las inundaciones en la provincia. Brayam es católico, y no puede dejar de vincular las coincidencias con un impulso místico.

"Cuando me enteré dije ‘esto puede ser algo que me devolvió Dios porque fuimos a San Juan a ayudar y este chico que tuvo el accidente es sanjuanino’. Me emociono porque es tremendo", dice con la voz entrecortada.

"Leí lo que le había pasado al Wey Zapata, que perdió un brazo en un accidente y creo que esa mano es la que nos dio en este momento, junto a sus pulmones para mi primo. Es algo fantástico".

El músico sabe que "la familia del Wey esta muy mal por la pérdida de su ser querido". Quizás como consuelo para ellos cuenta: "Con sus pulmones está haciendo feliz a la familia de mi primo, porque le da una posibilidad de seguir viviendo".

Desde bebé, el mendocino vivía gracias al oxígeno artificial que obtenía de una mochila con la que paseó por la escuela primaria y secundaria. Con sus sueños a cuestas, esperando algún día respirar gracias a dos pulmones.

"Estaba en una lista de espera para trasplante desde hace bastante tiempo. De chico no le daban muchos años de vida. Fue muy duro para la familia tener que decirle eso. Pero fueron pasando los años y con la fe de todos y las ganas de vivir que tiene él hizo una vida normal. Aunque no podía practicar su deporte favorito" relató.

 

Deportistas que fueron trasplantados

Luciano Galletti, exfutbolista argentino, cuando tenía 30 años y estaba en lo que parecía lo mejor de su carrera deportiva le fue diagnosticado un problema renal que impedía el normal funcionamiento de sus riñones y por tanto del resto del cuerpo. Al parecer, cuando varios años antes estuvo en México con su selección nacional contrajo un virus del cual no había padecido ningún síntoma hasta ese momento.

Otra vez una donación en vida, en este caso de su padre le permitió seguir viviendo a pesar de que por recomendación médica no volvió a jugar al fútbol profesionalmente.

Hernán Sachero recibió de Vanina, su hermana menor, un trasplante renal en 2011. Hoy es una figura destacada de natación en los Juegos Mundiales para Trasplantados con un total de 21 medallas. Desde su lugar como atleta y a cargo de la vicepresidencia de la Asociación Deportistas Trasplantados de la República Argentina (ADETRA), fomenta la importancia de la donación de órganos y tejidos.

El corazón y el riñón que lleva ahora la exestrella del béisbol estadounidense Rod Carew pertenecieron a  Konrad Reuland, alguien a quien había conocido cuando el donante tenía 10 años y lo había conocido principalmente porque ese niño lo consideraba su ídolo.

Konrad Reuland, fue jugador de los Ravens de Baltimore del fútbol americano, quien falleció en 2017 debido a un aneurisma cerebral a los 29 años.

Para cuando Reuland murió, Carew llevaba esperado 15 meses que apareciera un corazón y un riñón que reemplazaran los suyos, que se habían deteriorado tras sufrir un infarto en septiembre de 2015.

De acuerdo a OneLegacy, la mayor cadena de información sobre donaciones en EE.UU., es el primer caso en que una donación anónima de órganos se da entre dos personas que se habían conocido previamente.

Y también es la primera vez en Estados Unidos que un corazón va de un atleta profesional a otro.