|31/10/21 02:14 PM

El “vital apoyo” de Nación para promocionar el vino argentino

Desde Bodegas de Argentina plantearon tanto las oportunidades como los desafíos que hoy tiene la industria del vino en un momento especial del comercio exterior en general.

Gran parte de la industria vitivinícola argentina analiza por estos momentos la manera en la que el país deberá pararse, frente al resto del mundo, para aprovechar las oportunidades de crecimiento que posee y los desafíos que deberá resolver en un momento clave del comercio exterior. Todo esto, según una afirmación especializada desde la industria, deberá contar con el “vital apoyo” del Gobierno Nacional para reforzar la promoción del vino argentino en el resto del Globo.

Al menos es lo que plantean desde Bodegas de Argentina que, entre el 4 y el 5 de noviembre, realizarán la edición 2021 del Foro Anual de COMEX donde se abordarán distintos tópicos a favor del negocio del vino albiceleste, considerando los problemas del comercio internacional y la escasez de insumos como los envases de vidrio.

 

 

Argentina vitivinícola en los primeros 10 años de este siglo tuvo un crecimiento muy importante en materia de comercio exterior. Logró posicionarse como un proveedor de calidad, competitivo y se abrió espacios en las góndolas de las cadenas de supermercados de todo el mundo. Llegó a las cartas de los restoranes y a las principales vinotecas”, reconoció Ramiro Barrios, CEO y director general de Clos de los Siete. 

El también director de Bodegas de Argentina, recordó que “aproximadamente entre los años 2010 y 2012 este crecimiento importante que tuvo Argentina se amesetó y de hecho el volumen comenzó a caer levemente, principalmente por la no posibilidad de competir en los primeros segmentos de precios. Eso colocó al país en un rango de precios un poco más premium que la competencia vecina, básicamente de Chile”.

 

 

En algunos mercados logró el liderazgo de Sudamérica como fue en el caso de los Estados Unidos donde el vino argentino posee un buen reconocimiento de parte de los consumidores”, valoró. 

Barrios, quien tendrá a cargo el cierre del Foro Anual 2021 COMEX, repasó que “con la pandemia Argentina creció en sus ventas. Hubo más consumo de vinos con lo cual hubo un crecimiento de sus exportaciones y en ese aumento de sus ventas al exterior se vio frente a grandes desafíos de contexto que de alguna manera han desacelerado este crecimiento”.

 

 

Estos desafíos están referidos a los grandes problemas logísticos que está teniendo el mundo, no solamente para el comercio del vino sino para todo el comercio internacional, básicamente por el incremento del flujo de bienes desde el Sudeste Asiático hacia Estados Unidos y la caída en la productividad y eficiencia en los puertos chinos, pero también europeos y americanos”, consideró. 

En ese sentido reflexionó que “eso ha disminuido notablemente la cantidad de buques que vienen a Sudamérica y la cantidad de contenedores disponibles para exportar. Por otro lado recientemente ha habido un aumento muy importante en la demanda de vidrio que no ha sido acompañada por la oferta y que, sumado a un incidente en uno de los principales productores, todo esto ha ocasionado un cuello de botella en la producción de envases. Hacen falta más botellas de las que se disponen, lo cual genera la necesidad de importar botellas para satisfacer la demanda”.

 

 

Todo esto muestra grandes oportunidades de crecimiento pero también grandes desafíos para poder catalizar la demanda que existe de vino a nivel mundial. Sobre todo cuando vemos cosechas más bajas en el Hemisferio Norte, especialmente en Francia con lo cual entendemos que debieran darse las condiciones de crecimiento si es que podemos solucionar los problemas críticos que tenemos en insumos, especialmente en botellas, y logísticos”, admitió Barrios.

A nivel de rentabilidad “estos mismos problemas logísticos impactan en los fletes internacionales con lo cual existe un aumento de costos en dólares de los insumos secos que hace que los márgenes de exportación se vean disminuidos. Con lo cual el apoyo del Gobierno Nacional que se está evaluando, con algún tipo de reducción en los derechos de exportación, permitiría que se recupere la reducción de los márgenes referidos”, apuntó.

 

 

“Por su puesto toda la industria está convencida de la necesidad de continuar con la promoción, en el exterior, del vino argentino, por lo que el trabajo de Wine of Argentina es clave y también el apoyo del Gobierno Nacional para la promoción del vino argentino, que es un producto con valor agregado. No es solo una economía regional sino que también es un embajador de nuestro país que posiciona a la marca Argentina en la mente de los consumidores”, manifestó.

Siempre con el pensamiento puesto en Argentina y la actualidad del comercio mundial del vino cerró: “Consideramos que el vino debe ser una punta de lanza para la industria exportadora argentina para posicionarnos como origen y por lo tanto el apoyo del Estado Nacional es vital en esto”.