San Pablo, Brasil
Godoy Cruz, Mendoza, Argentina

|24/03/20 05:56 PM

Hay cerca de 250 argentinos varados en el aeropuerto de San Pablo

Compatriotas de distintas partes del país, están hace días a la espera de una solución para poder volver a sus casas. Se espera que la cantidad siga incrementándose

La pandemia de coronavirus no da tregua y la situación en distintas partes del mundo se complica hora a hora. El aeropuerto internacional Guarulhos ubicado en la ciudad brasileña de San Pablo, se ha transformado en los últimos días en el "hogar" de cientos de argentinos que aguardan una respuesta favorable.

Entre ellos se encuentran Martín Boris y Florencia Álvarez, una pareja de mendocinos que dialogaron en exclusiva con El Ciudadano y contaron la traumática experiencia que les está tocando vivir desde que salieron de Colombia, país en el cual vacacionaron.

"A todos los que viajamos con LATAM nos dejaron acá porque dicen que este es el único aeropuerto que opera para viajar a la Argentina", comienza relatando Martín, y prosigue diciendo que si bien la aerolínea manifiesta que dispone tanto de aviones como de personal para sacar de Brasil a los argentinos varados, sin embargo aducen que esto no está sucediendo porque el gobierno solo habilita la partida de un vuelo diario.

A la hora de graficar el panorama que hoy tiene Guarulhos, el joven hace referencia a la desesperación de algunas personas que llevan entre 3 y 4 días allí, sin la posibilidad de comer, dormir o asearse de forma adecuada. "Muchos han pensado en irse a un hotel, otros han optado por alquilar un auto, pero la realidad es que la mayoría tenemos miedo de irnos de acá y perder la posibilidad de tener un lugar en un avión. LATAM se está lavando las manos, solo nos dan agua y galletas y desaparecen durante el día", enfatizó Boris.

En cuanto a la participación del Consulado, el joven mendocino indica que no han recibido ningún tipo de ayuda de parte de ellos y remarca, "hoy al ser feriado en Argentina, la gente del Consulado está de franco y no nos quieren atender. Estamos muy complicados y ya no sabemos que hacer".

Otro de los factores a tener en cuenta, es que por la información que manejan en Brasil, con el correr de las horas irá aumentando el número de personas que quedarán a la deriva y sin una pronta solución que les permita volver a su país. Por último, Martín y Florencia son contundentes a la hora de decir, "no queremos estar más acá, y ellos (aerolínea y aeropuerto) tampoco quieren que estemos acá".