|15/09/21 06:02 PM

6 consejos para asegurarte de no dejar datos valiosos en internet

La filtración de información personal y estafas virtuales son habituales en sitios web y redes sociales. Conocé como evitarlas.

Por Redacción

Aunque la mayoría de veces no lo notemos, nuestro paso por internet siempre, pero absolutamente siempre, deja rastros. Un comentario en redes sociales, una nota compartida en WhatsApp, la compra de ropa en línea o cualquier acción similar, produce lo que se conoce como huella digital. Se trata de información codificada y rastreable, que permite a los algoritmos crear perfiles en base a los consumos y preferencias.

Las aplicaciones y herramientas que usamos todos los días, como Google, YouTube, Facebook, Twitter o TikTok, recopilan esta información y la utilizan para monetizar sus servicios, creando las condiciones para que la publicidad sea extremadamente segmentada y precisa. Esto se logra mediante la instalación de cookies en los navegadores como Chrome, Explorer, Safari, etc.

En concreto, nuestra dirección IP funciona como una especie de identificación en la red, y cuando navegamos la "hacemos pasar" por varios lugares.

Con todo esto presente, y en un momento cúlmine en cantidad de estafas virtuales e inseguridad en internet, la empresa especializada en protección de software Avast difundió una serie de tips a tener en cuenta para que los usuarios controlen el camino de sus datos en la web.

Cómo limpiar la huella digital

Los consejos que da la compañía informática son los siguientes:

Buscar tu nombre: Usá distintos buscadores (Google, Yahoo, Bing, etc.) en varios navegadores (Chrome, Safari, Internet Explorer, Mozilla, etc.) para comprobar qué resultados aparecen cuando ingresas tu nombre y apellido. Hacelo también activando el modo incógnito o la navegación privada.

Revisar tus cuentas: Si durante la búsqueda encontraste una cuenta vieja o actual en alguna red social o plataforma con perfiles personales, quizá sea mejor eliminar los posteos que puedan revelar algún tipo de información o preferencia, por más desactualizada que esté.

Limpiar tus datos públicos: Varias páginas cuentan con información personal que conviene borrar para no dejarla dando vueltas en bases de datos. Desde páginas inmobiliarias, locales comerciales o hasta tiendas online pueden haber guardado tus datos desde alguna vez que se los diste para comprar o registrarte en algún servicio. Para que los borren, simplemente hay que contactarse y solicitarlo.

Ajustar la configuración de privacidad: Todas las redes sociales nos dan la opción de limitar la cantidad de gente que puede ver nuestra información personal. Lo más seguro es minimizar la exposición de fotos, publicaciones, ubicación, dirección y datos relacionados, tanto personales como de familia.

Limpiar tus dispositivos: Los archivos eliminados, los duplicados o descargados automáticamente en chats y otros que no sean de real importancia ralentizan el funcionamiento tanto de tu computadora como de tu celular. Además, crean un riesgo de seguridad que es mejor descartar; para ello, revisá tu almacenamiento cada tanto y eliminá lo que no sea indispensable.

Tus posteos hablan de vos: Aunque parezca mentira, lo que difundimos en redes sociales o plataformas interactivas habla de nosotros. Cada vez que replicamos el contenido de un tercero, creamos una publicación opinando sobre algo o simplemente intentamos hacer reír, lo que queremos decir puede ser malinterpretado y traernos consecuencias. Recordá que, en la virtualidad, nunca se tiene la certeza de quién está del otro lado de la pantalla, ni cuáles son sus intereses. Internet es maravilloso, pero hay que usarlo de manera responsable y conciente.