|10/01/22 07:46 AM

Un empresario y dirigente busca una salida, sumándose a la actividad política

El metalúrgico Julio Totero decidió ser parte del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), el cual seguirá dentro del frente Cambia Mendoza

Julio César Totero es un empresario metalúrgico que asumió, desde hace mucho tiempo, un fuerte compromiso con esa actividad que creció una enormidad en la economía mendocina y con lo que él llama un giro a la matriz productiva local. Y, en esto último, el reclamar y debatir en todo ámbito la producción minera que muchos, hoy por hoy, prefieren callar.

Por eso, quizás, decidido a que Mendoza comience a recuperar el lugar de potencia económica, productiva y financiera que supo tener en el contexto de las provincias argentinas, decidió militar en la política partidaria. Y no lo hace en cualquier partido, se sumerge en el océano que implican sus propios conceptos y convicciones, en el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID).

Para Julio Totero, el partido creado por el extinto presidente Arturo Frondizi, contiene las fórmulas ideales para sacar a la provincia de una postración que él nota desde hace mucho tiempo ancló a la sociedad mendocina en extrema pobreza y paralizó todo el sistema privado con sus respuestas de inversiones y fuentes de trabajo que serían esas necesarias y oportunas respuestas al delicado momento de Mendoza.

Asegura que el MID es la respuesta y es el que le dará un nuevo impulso al Frente Cambia Mendoza, donde considera que se quedará hasta la meta electoral del 2023 y de igual modo, afirma que no abandonará su actividad. Como se lo expresó a El Ciudadano: “No dejaré de ser empresario, solamente voy a restarle tiempo a algunas actividades gremiales y empresarias a las cuales me dedico desde hace 20 años”.

“Esto significa que dedicaré más de tiempo al armado de un espacio dentro del desarrollismo, algo que me va a mantener ocupado este año más allá de mi actividad gremial con ASINMET, donde definitivamente estaremos con el MID”, se sinceró el empresario.

 

Julio Totero.

 

Cuando El Ciudadano le preguntó el porqué de su decisión, afirmó: “Desde los sectores gremiales empresarios venimos hace mucho tiempo haciendo planteos, reclamos y propuestas y es poco el eco que recibimos desde los sectores de la política. Es cierto que somos escuchados en mayor o menor medida según los momentos, pero las acciones que nosotros entendemos deben llevarse adelante para desarrollar la economía y mejores condiciones de trabajo están ausentes en la agenda de la política. Lo que no hace deducir que desde adentro de la política podamos hacer las transformaciones que nosotros venimos reclamando”.

 

El MID contiene los pilares para Mendoza

En otro tramo del diálogo, se le preguntó por qué el MID respondió: “Siempre fue un desarrollista, porque este movimiento tiene aspecto como la libertad de empresa, de tránsito, a los derechos de cada ciudadano. Además, aspectos que no son del liberalismo, pero que tienen que ver con la intervención del Estado en aquellas cosas que sean estrictamente necesarias, y no con un Estado regulatorio, ni paternalista, ni asistencialista, sino con un Estado regulador de las actividades”.

“Me parece que el desarrollismo representa muy bien estas dos cosas, es decir, un Estado que sea eficiente y óptimo para poder conducir los destinos de un país, con una actividad económica basada en la libre empresa que permita desarrollar la economía para exportar, crecer y generar empleo”, consideró el metalúrgico.

Sobre si el MID crecerá de forma solitaria, aclaró: “El desarrollismo es frentista y eso hace que continuemos dentro del frente Cambia Mendoza, es decir, estuvimos dentro de lo que es el frente Cambia Mendoza. Allí continuaremos planteando nuestras ideas y propuestas. Por eso, hemos creado una escuela de Gobierno para generar nuevos dirigentes que entiendan cómo se debe gobernar una provincia, como para que aquel que llegue a gobernar no llegue sin un plan, sino que llegue con un plan y con gente preparada para hacerlo”.

 

Portezuelo del Viento debe ser construido

Al introducirlo en la construcción de la represa del Sur provincial, fue claro y contundente: “Sostenemos que Portezuelo del Viento es una obra sumamente importante para toda la provincia y para la Argentina, la que se licitó con todos los estudios necesarios para llevarla adelante. Tenemos los recursos para hacerla, entonces, creemos que esto no se puede detener y definitivamente construirla”.

Cuando se le observó que, de igual modo, es una obra muy cuestionada por La Pampa, Totero, muy molesto, dijo: “Si La Pampa nos cuestiona todo hay una cuestión política de por medio, es como que no se quiere que Mendoza crezca. San Juan está construyendo la obra el Tambolar y allí también La Pampa interpuso recursos de no continuar esa obra porque desagua en el río Desaguadero y ellos considera a la Cuenca del Salado, como propia. Entonces, bajo este concepto no se va a poder hacer ninguna obra en Mendoza, por lo que yo creo que se debe seguir adelante con la obra, sin dilación o condicionamiento de ningún tipo”. 

“Es lamentable que la política se maneje en esos términos y no se tenga en cuenta la necesidad de generación de empleo. Donde le aporto datos: hoy el sector metalúrgico necesita 1.000 trabajadores para hacer frente a esta obra durante cinco años, la construcción entre 2.000 y 2.500 trabajadores en forma directa. Más, unos 6.000 o 7.000 en forma indirecta, que sumarían a los primeros entre 9.000 y 100.00 trabajadores que no tendrían salarios de miseria, sino salarios importantes, por lo que Mendoza debe seguir adelante con Portezuelo del Viento con todo lo que ello significa para salir del estado de postración que hoy tiene la provincia”, remarcó Julio Totero.