|15/07/21 07:24 AM

La Coalición Cívica se fractura en Mendoza y deja el frente oficialista

Mientras el histórico dirigente del partido fundado por Elisa Carrió, Gustavo Gutiérrez, se fue con el Partido Demócrata para formar un frente liberal por fuera de Cambia Mendoza, un sector de la agrupación criticó la decisión al señalar que favorece los intereses del justicialismo

Entre idas y venidas y mucha rosca política, con las urgencias que imprimen los plazos legales de la elección de medio tiempo, es cuando más se muestran los fuertes intereses políticos con sus peleas o rupturas. En estas últimas, con heridas que son difíciles de curar, aunque en política –dicen– todo es válido y posible, tanto para distanciarse muy peleados como acercarse muy congratulados.

En las últimas horas, el ruido fue dentro de la Coalición Cívica Ari que, con Gustavo Gutiérrez a la cabeza como emblemático símbolo de las huestes de Elisa Carrió en Mendoza, anunció oficialmente su ruptura con el Frente Cambia Mendoza y, a su vez, formaba un frente con el Partido Demócrata, MendoExit, Mendoza Despierta, Servir, Partido Libertarios, Unidos y Partido de las Ciudades en Acción.

Tras el hecho consumado, no tardó en sentirse el crujido desde un costado de la representación política de Lilita, cuando se mostró el público descontento por el paso dado y pesadas acusaciones, como que esta decisión solo sirve para fortalecer los intereses políticos del kirchnerismo mendocino.

El documento que llegó a El Ciudadano expresa directamente: “Las Bases, línea interna de la Coalición Cívica ARI Mendoza, declara su rechazo absoluto a la decisión de su dirigencia de romper con el Frente Cambia Mendoza para constituir una alianza electoral con el Partido Demócrata y otros espacios”.

“Creemos que el momento histórico que atraviesa nuestra provincia y el país requieren de actos de grandeza. En este sentido, y siendo coherentes con nuestro comunicado anterior, no podemos tolerar que se antepongan las aspiraciones personales y revanchismos anclados en el pasado por sobre la responsabilidad de sostener el Frente Cambia Mendoza”, sostienen desde el sector disidente.

La crítica posición culmina señalando: “Estas actitudes individualistas que hoy asume la cúpula de la Coalición Cívica ARI Mendoza son funcionales al kirchnerismo. No estamos dispuestos a permitir que se quemen en la hoguera de las vanidades el bien común de los mendocinos y las buenas gestiones, como las de Mendoza desde el 2015”.

 

“No estamos dispuestos a dar ventajas al kirchnerismo”

La punta de lanza de la disidencia es la joven dirigente del partido de Carrió en Mendoza, Daniela Stella, quien marcó sin vueltas: “Estamos y permaneceremos en el Frente Cambia Mendoza, sosteniendo la República desde Mendoza. No jugamos a la ruleta rusa de los egos y cargos legislativos con la confianza que ha depositado en nosotros nuestra militancia y la ciudadanía”.

Daniela Stella.

 

—¿Por qué lo dice?

—Porque no estamos dispuestos a darle ni un milímetro de ventaja al kirchnerismo. Aceptar el acuerdo fuera del Frente Cambia Mendoza implica diluir el voto y hacerle el juego al Partido Justicialista, que siempre espera y sabe jugar.

 

—¿Usted está sola en esta suerte de revolución interna?

—No, para nada, mi pensamiento no es único. Lo mío es, básicamente, ser la voz de un grupo de militantes históricos que hemos nacido, a pesar de nuestra juventud, en este espacio y vale la pena defenderlo, tanto como nuestras conductas y compromisos ante la gente.

 

—¿Está tan mal el paso dado con los demócratas? 

—Sí, porque como dije hace rato, es hacerle el juego al PJ. Es diluir el voto genuino que tenemos en Cambia Mendoza y no tiene sentido generar una tercera fuerza, porque después de lo que sucedió con José Luis Ramón, la sociedad está descreída de esas terceras fuerzas. En definitiva, es debilitar algo que está bien constituido y firme en beneficio de unos pocos y haciéndole el juego al justicialismo mendocino.