|12/10/21 05:30 PM

Femicidio en El Talar: la autopsia reveló cómo asesinaron a Magalí

El cuerpo de la joven de 27 años fue hallado este lunes en un zanjón. Los investigadores detuvieron a su pareja, un hombre de 38 años que confesó ser el autor del crimen 

Por Redacción

La autopsia de Magalí Noelia Gómez, la joven de 27 años hallada asesinada y aparentemente descartada en una zanja en la localidad bonaerense de El Talar (Tigre), confirmó que murió estrangulada y que la mataron entre las 2 y las 7 del lunes, por lo que los investigadores creen que el femicidio ocurrió en su casa y que el asesino luego montó una escena con el cadáver.

El cuerpo de la joven fue encontrado este lunes en un zanjón ubicado en el barrio La Paloma de El Talar. Las autoridades policiales informaron que la víctima estaba boca abajo, con la ropa de su trabajo en el Parque de la Costa, sin zapatillas ni su teléfono celular y con un bolso y el DNI a su lado.

En tanto, la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Violencia de Género de Tigre, investiga a su pareja y único acusado, Agustín Iván Pérez (38). El hombre se presentó ayer llorando en una comisaría y los efectivos notaron que tenía rasguños en la cara, por lo que fue trasladado a la sede policial y allí confesó ser el autor del crimen.

Voceros judiciales detallaron que la imputación será por “homicidio doblemente agravado por la relación de pareja y por haber sido cometido mediando violencia de género” (femicidio), delito que tiene como única pena la prisión perpetua.

Los peritos de la morgue confirmaron el primer informe forense que el lunes habían brindado los médicos que recolectaron el cadáver y adelantaron que la causa de muerte de Gómez fue un “estrangulamiento manual”.

Además, en base a distintos signos cadavéricos analizados en la autopsia, los especialistas fijaron entre las 2 y las 7 de la mañana del lunes el cronotodiagnóstico de la data de muerte.

“Esa franja nos lleva a concluir que lo más probable es que la mató en la casa y luego trasladó el cadáver y trató de montar una escena para desviar la investigación y hacernos creer que la habían asesinado en un robo”, señaló un investigador judicial a la agencia Télam.

Una de las hipótesis que manejan los investigadores es que el faltante de las zapatillas y del teléfono celular de la víctima se debe a que el autor del femicidio pudo haber querido montar una escena de robo para desviar la investigación.

Si bien no existían denuncias formales previas por parte de Gómez a Pérez, familiares y allegados a la víctima ya declararon en la causa que había antecedentes de violencia de género.

Marta Castillo, la madre de Gómez, contó este martes a la prensa que Pérez “era un manipulador y violento”, que su hija se había “planteado dejar la relación” y que ella cree que la mató “a las 4 de la madrugada” y después “la vistió con la ropa de trabajo” y descartó el cuerpo.