|19/11/21 12:18 PM

Amor eterno: la madre de Lucas confirmó que donó sus órganos

Cintia López, madre del joven de 17 años murió luego de haber sido baleado por efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires dijo que "su corazón va a latir en algún lugar del mundo"

Por Redacción

No hay muestra de amor más grande que en medio de tanto dolor por el asesinato de un hijo, poder pensar con claridad y donar los órganos para salvar vidas, como es el caso de los padres de Lucas González que decidieron continuar con el legado del muchacho.

La madre Lucas, el adolescente que murió este jueves tras ser baleado por efectivos de la Policía de la Ciudad en el barrio porteño de Barracas, confirmó que donó los órganos de su hijo, por lo que su corazón "va estar latiendo en algún lugar del mundo".

"Estoy muerta en vida. Me sacaron el corazón. Me sacaron todo, pero el corazón de mi hijo va a estar latiendo en algún lugar del mundo. Es un acto de amor muy grande. Alguien va a usar sus pulmones, sus órganos le van a servir a alguien", sostuvo entre lágrimas Cintia López en diálogo con la prensa

"Jamás pensé en estar pasando por esta situación. Yo quería verlo triunfar. Era lo único que quería para él. No quiero que esto quede en la nada, quiero prisión perpetua para los policías", agregó.

"Mi hijo no era delincuente. Nosotros sabemos como lo criamos. Se dijo mucho sobre eso. Ahora advertiremos como vamos a seguir adelante. Solo queremos despedirlo y vamos a ver si lo podemos hacer hoy", manifestó Cintia

Sobre el cuerpo de Lucas González, fuentes de la investigación informaron que durante esta jornada se realizará la operación de autopsia y luego será entregado a sus familiares.

 

 

El caso

Lucas jugaba en las divisiones inferiores de Barracas Central y al momento de ser baleado, iba con tres jóvenes que resultaron detenidos, aunque fueron liberados poco después.

El hecho fatal sucedió el miércoles a las 9.30 cuando, en circunstancias que aún son materia de investigación judicial, el adolescente y tres amigos, que habían ido a probarse, se movilizaban en un Volkswagen Suran azul y, al detenerse en un kiosco, fueron interceptados por efectivos de civil quienes, según su versión, creyeron que iban a cometer un robo.

El alerta emitido por oficiales de la Comisaría Vecinal 4C vestidos de civil tenía como objetivo a varios jóvenes a bordo de un vehículo: se habrían negado a ser identificados a la salida de la villa 21-24 y huyeron.

La versión oficial indica que la persecución se extendió hasta el cruce de Alvarado y Perdriel, donde luego de un tiroteo se logró detener a tres de los sospechosos. Entre ellos estaba Lucas González, herido de bala en la cabeza, mientras que un cuarto ocupante logró escapar del lugar.

Los familiares de los chicos rechazaron que esto haya sido lo acontecido, desmintieron que los jóvenes estuvieran armados y aseguraron que fueron atacados sin motivos

TAGS