|27/10/21 04:49 PM

Cobos, sobre la ley de etiquetado frontal: "Es un derecho del consumidor”

El Ciudadano habló con el senador nacional Julio Cobos, coautor de la ley que tiene como fin advertir en los envoltorios de los alimentos los excesos de componentes que pueden ser nocivos para la salud

Por Redacción

Tras una extensa sesión que demandó más de 20 horas de debate, la Cámara de Diputados aprobó este miércoles a la medianoche la nueva Ley de Etiquetado Frontal de Alimentos, que obliga a marcar con un sello octogonal negro de advertencia los paquetes y envoltorios de todos los alimentos que tengan exceso en azúcares, grasas, calorías o sodio.

En este sentido, Julio Cobos, senador nacional por Mendoza de Juntos por el Cambio y candidato a diputado nacional, y coautor de la ley de etiquetados, habló con El Interactivo (lunes a viernes de 13 a 14 por Facebook y YouTube de El Ciudadano) sobre la ley de etiquetado frontal y dijo que “es un derecho del consumidor”.

-Es ley el etiquetado frontal.

-Sí, después de 5 años de discusión. La discusión viene desde la gestión anterior, donde buscamos los consensos necesarios, logramos inclusive unificar dictamen con la senadora Anabel Fernández Sagasti. Recién ahora en Diputados se da sanción definitiva a esta ley que tiene muchas aristas beneficiosas, primero la situación de salud que es lo más importante. Implica la prevención de muchas enfermedades, que comienzan con la alimentación, si hay sobrepeso. Lo segundo es que un derecho del consumidor el saber si está excedido en sodio, azúcar, grasas saturadas o totales o en calorías.

-La otra arista importante es que me parece un gran esfuerzo y desafío para la industria que hace este esfuerzo cuando produce los alimentos que exportan a países como Chile, Uruguay o México donde las exigencias de etiquetados son impuestas. Estamos contentos después de tanta perseverancia, tantas reuniones y obstáculos que hemos ido sorteando a lo largo del camino. Esperamos que el Poder Ejecutivo nacional reglamente, tiene 90 días por ley y la industria 180 días para adecuarse a la nueva ley.

 

-Se destaca el trabajo en conjunto sobre esta ley, como dijo sobre la senadora Anabel Fernández Sagasti. Pero hay algunos reparos como pasó con la ley de alquileres, donde la oposición también la votó pero dijeron algunos que fue muy perjudicial para los usuarios. Hay miedo en Copal, la industria de lecheros y otros que hablan mal de esta ley. Son los argumentos que han tenido para frenar el tratamiento y sanción de esta ley. Sumamos también algunos cuestionamientos vinculados a una decisión del Mercosur en bloque para que unifique el etiquetado. Siempre argumentos se van a encontrar. Pero en otros países ha funcionado bien.

-No hay que tenerle miedo a los cambios, por eso es un desafío. Toda la dirigencia política se ha puesto de acuerdo. Este es un proyecto donde hasta el Partido de Izquierda ha acompañado, que no suele hacerlo o nada. Seguramente seguirán los mismos procesos que en Chile, no veo ninguna industria que haya cerrado sus puertas por no adecuarse a  la ley. De hecho lo hacen para exportar.

-¿Habrá contemplaciones particulares? Desde la Asociación Argentina de Nutrición dicen que el 70% de los quesos tendrán que tener etiqueta por sodio y que eso podría desalentar el consumo de quesos cuando es buen alimento.

-Eso está dentro de la contemplación, están exentos los frutos secos, el azúcar, porque eso depende de las proporciones que uno ponga, el aceite. Lo mismo pasa con el queso, uno no se va a comer un kilo de queso, sino una porción.

-También ayer escuchaba que a tres cuadras a la redonda no se va a poder vender a los chicos, en los comercios tener productos que tengan los sellos. No, en la escuela va a quedar prohibido esto porque los chicos solo el 20% tienen consumo saludable en los colegios. Entonces es obligación del Estado que cumplan en los productos que licita para los comedores. Veremos cómo termina la reglamentación. Vamos a seguirlo de cerca.