|02/08/19 10:14 PM

Condenaron al endoscopista a tres años de prisión y absolvieron a la anestesista

Sumado a esto, el profesional de la salud no podrá ejercer su labor por 7 años. La Justicia confirmó que hubo mala praxis

Por Redacción

Luego de recolectar el testimonio de 58 testigos y llevar a cabo siete audiencias se conoció el veredicto por la muerte de Débora Pérez Volpin, periodista y legisladora. Por ese caso, el endoscopista, Diego Bialolenkier fue condenado a 3 años de prisión, por homicidio culposo y 7 años de inhabilitación para ejercer

En tanto que Nélida Inés Puente, la anestesista, fue absuelta.

Los jueces también ordenaron que se investigue al sanatorio de la Trinidad por el posible delito de encubrimiento.

A su vez, los abogados querellantes podrán apelar dicha condena el próximo 9 de agosto cuando se lean los argumento de las sentencias.

La defensa de la periodista había solicitado una pena de 4 años y 5 meses de prisión para Bialolenkier y tres, en suspenso, para Puente. Por otra parte, María Luz Castagni, fiscal del caso, solicitó una pena similar de 4 años para el endoscopista y tres para la anestesista, siendo acusados de "homicidio culposo".

Además, habló el esposo de Pérez Volpin y opinó sobre la condena al endoscopista.

Además de las penas, también se solicitó que los dos profesionales de la salud queden inhabilitados para ejercer por el lapso de 10 años. En cuanto a la instrumentadora, solicitaron que sea juzgada por falso testimonio en el caso resuelto por la Justicia.

El Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema, encargado de realizar la autopsia, había señalado que la muerte de la periodista fue "violenta" y que "hubo una perforación instrumental del esófago".

El abogado de la familia de la periodista, Diego Pirota, expresó que "con los fundamentos vamos a analizar la situación de Puente. La familia hoy recibió justicia. Nosotros pedimos una pena de cumplimiento efectivo, pero la familia nos pidió que no la recurramos, así que no la vamos a apelar. Ellos no buscan venganza sino justicia", dijo el abogado querellante.

"Débora se murió porque la mataron en la clínica, uno o dos médicos. Ella no tenía ninguna circunstancia para que le pase lo que ocurrió" cerró el abogado.

Por su parte, la pareja de Débora Pérez Volpin, Henrique Sacco, expresó que "desde hoy vamos a poder dormir tranquilos, tenemos un profesional condenado. Se iniciarán acciones legales contra la clínica".

"Hicimos todo lo que teníamos a nuestro alcance para que esto ocurra, no estamos conformes pero aceptamos el fallo" cerró el periodista.

Audiencia

El comienzo de la audiencia fue con el alegato del abogado Pirota, quien también pidió al juez Javier Anzóategui que aplique una inhabilitación de diez años para ambos médicos para ejercer la profesión, la máxima estipulada en el Código Penal.

Además, la querella pidió investigar por falso testimonio a ambos directivos del sanatorio, tanto al médico Roberto Martingano como al administrativo Eduardo Cavallo, y a Sebastián Ceci.

"No todos los endoscopistas perforan a un paciente y no todas las anestesistas no pueden reanimar a un paciente", dijo en su alegato el abogado Pirota, durante dos horas de exposición en los que se apoyó en audios de los testigos que declararon en el juicio.