Mendoza, Argentina
Godoy Cruz, Mendoza, Argentina

|27/11/19 06:51 PM

El Vaticano habló luego de la sentencia en el caso Próvolo

Alberto Bochatey, obispo auxiliar de La Plata, dio a conocer la información investigada desde la entidad apostólica y deseó que dicha sentencia lleve paz y alivio a las víctimas

Por Redacción

El obispo auxiliar de La Plata, Alberto Bochatey, se expresó luego de la histórica sentencia que cayó sobre Nicola Corradi, José Corbacho y Armando Gómez, en el caso Próvolo.

Dos días después de la lectura de las penas correspondientes a los acusados, desde la entidad católica expresaron su arrepentimiento por los sucesos ocurridos en el instituto de Luján de Cuyo y comunicaron sus deseos de que las víctimas y los familiares tengan la paz y alivio necesario.

Bochatey, en su carácter de comisario apostólico, citó al papa Francisco y manifestó que "son un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia". Además, agregó "Ha hecho también un daño inmenso a la Iglesia de Mendoza". El documento que dieron a conocer lleva como título la frase "Si un miembro sufre, todos sufren con él".

Además, en un comunicado publicado en la web de la Conferencia Episcopal Argentina, Bochatey señaló la investigación canónica que inició El Vaticano en mayo de 2017 ante las denuncias realizadas en Mendoza y sostuvo que los enviados constataron que las mismas eran verosímiles.

"La Iglesia nunca encubrió a los sacerdotes en cuestión y el proceso canónico sigue su curso en la Congregación de la Doctrina de la Fe", indicó y agregó: "nunca ocultó información ni quitó colaboración".

Al referirse a los abusos sexuales, Bochatey citó al papa Francisco al señalar que "son un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia", y agregó que lo ocurrido "ha hecho también un daño inmenso a la Iglesia de Mendoza".

Los curas Horacio Corbacho y Nicola Corradi fueron condenados a 45 y 42 años de prisión, respectivamente, por el abuso sexual de menores en el ámbito del Instituto Próvolo.

En tanto, el jardinero Armando Gómez recibió una pena de 18 años de cárcel por delitos similares, también consumados en el instituto religioso para niños hipoacúsicos.

Corbacho, de 59 años; Corradi, de 83, y Gómez, de 57, llegaron al juicio acusados de abusos de menores sordomudos e hipoacúsicos en centros educativos de La Plata y Mendoza gestionados por el Instituto Próvolo.

En la causa, que tiene una decena de víctimas de entre 4 y 17 años, Corbacho había sido imputado por 16 hechos que incluyen "abusos sexuales agravados con y sin acceso carnal y corrupción de menores", mientras que a Corradi lo acusaron por cinco y a Gómez por otros cuatro.

El comunicado sobre el caso Próvolo:

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?

Ocurrió un error