Mendoza, Argentina
Mendoza, Argentina

|16/09/20 12:01 PM

Mendocinos inquietos: datos abiertos muestran que muy pocos se quedan en casa

A través de las herramientas de Google que permiten medir la movilidad social, el analista de datos Rodolfo Pardo elaboró un estudio sobre el movimiento de personas en el Gran Mendoza, que brinda resultados llamativos sobre la verdadera realidad del “quedate en casa”

En tiempos donde todos tenemos algún dispositivo electrónico encima, casi como prolongación de nuestra mano, la información circula muchas veces fuera de nuestras voluntades, y así como su uso puede significar toneladas de ofertas sin sentido o riesgos para la integridad, también permite establecer estudios que, a partir de ciertas premisas, demuestren nuestra anomia, patente en estos tiempos de coronavirus.

Lejos de la pesadilla orwelliana, el estudio de Rodolfo Pardo sobre la movilidad en Mendoza y su área metropolitana deja en claro que, luego de una etapa de alto acatamiento de las nuevas reglas de convivencia, el relajamiento –a veces permitido, otras solo tolerado- hace que la circulación de personas sea casi normal, justo en tiempos en que los contagios muestran una curva que parece una flecha disparada hacia el cielo.

 

El estudio

A partir de la información pública del mayor buscador del mundo, el analista de datos estableció su análisis en seis variables de movilidad: tiempo y ocio: que incluye las tendencias de movilidad en lugares como restaurantes, cafeterías, centros comerciales, parques temáticos, museos, bibliotecas y cines de Mendoza.

Las salidas recreativas no han cesado de aumentar desde abril.

 

Supermercados y farmacias, que incluye las tendencias de movilidad en lugares como mercados y depósitos de alimentos, mercados de productores, tiendas de comida especializadas y farmacias.

La asistencia a los parques, que abarca las tendencias de movilidad en lugares como parques nacionales, playas públicas, puertos deportivos, parques para perros, plazas y jardines públicos.

El transporte: incluye las tendencias de movilidad en lugares como centros de transporte público (por ejemplo, estaciones de metro, autobús y tren). La quinta categoría es la de lugares de trabajo, mientras que la última, llamada de zonas residenciales, releva la movilidad en lugares de residencia.

En diálogo con CNN Radio Mendoza, Rodolfo Pardo, señaló: “El estudio se hizo con lo que se conoce como datos abiertos, que Google publica en su red y cualquier analista de datos puede hacer uso de la manera más correcta, y llevarlo a un análisis o estudio”, explicando de qué recursos se valió.

Tal vez la anécdota curiosa es que el estudio no fue un encargo del diario donde se desempeña en CABA –aunque es mendocino de nacimiento- o de alguna agencia. El autor lo contó de esta manera: “Nació un sábado a la mañana, después de mi trabajo, como hobby, donde me puse a extraer los datos de cómo se estaba moviendo la sociedad mendocina, particularmente en el Gran Mendoza, en cuanto a la pandemia de coronavirus”.

En cuanto a la motivación, señaló: “Yo quería saber si realmente la gente estaba pausando sus actividades, u obedeciendo la disposición del gobernador en cuanto a las salidas en base a DNI, y lo que nos arroja, es básicamente que en la mayoría de las actividades que Google toma como variables –donde a través de los celulares, las notebooks y las tablets va tomando esa información y la vuelca a este tipo de estructuras- muestra que los mendocinos van elevando día a día la actividad, llegando a parámetros casi normales, como los que vivíamos antes de declarada la fase 1 de pandemia”.

A su juicio, “eso resulta preocupante. ¿Cómo puede ser que vea tendencias exponenciales de crecimiento, frente a una situación donde la cantidad de contagios tiene la misma tendencia?, debería ser al revés, tener una movilidad reducida, donde no veamos ni crecimientos ni bajas”.

 

Información útil

“Esta información nos viene muy bien a todos –resalta Pardo-, nos sirve para tomar conciencia a todos los mendocinos, para mirarnos unos a otros y preguntarnos si estamos acatando las reglas, que nos piden responsabilidad. Les sirve también a las autoridades gubernamentales, porque pueden tener todas sus herramientas de medición, pero también google las tiene, y las tienen que usar para hacer un gran estudio de inteligencia de datos, y hacer una toma de decisiones mucho más inteligentes a nivel gubernamental”, afirmó con contundencia.

Sobre los datos en sí, resaltan algunos aspectos que son determinantes a la hora del análisis, como el que se desprende de los parámetros de movilidad laboral. “Por los datos podemos ver que las empresas han enviado a su personal a hacer teletrabajo, porque la tendencia de movimiento a lugares de trabajo ha bajado, mientras que la tendencia de lugares residenciales ha subido, por lo que esas personas tienen mayores conexiones dentro de un hogar que en sus lugares de trabajo”, destacó. 

A su vez, indicó que sobre los espacios públicos “hay un dato bastante alarmante, podemos ver que Las Heras y Godoy Cruz tienen espacios públicos que se han activado muchísimo desde julio. teníamos una línea de tendencia lineal, pero desde julio la gente empezó a salir, básicamente porque no teníamos restricciones tampoco. Desde ahí en adelante, esos dos departamentos no han parado de subir la actividad, lo que llama la atención”.

El analista también expresó que “resulta interesante, viendo la moda de los mendocinos de irse los fines de semana a Tupungato, Tunuyán, a las bodegas, notar que si hacemos un clúster donde analizamos Valle de Uco, también vemos crecimiento exponencial desde agosto, significa que si el virus está en circulación, lo estamos llevando a esos lugares”.

Finalmente, concluyó que “estamos subestimando la situación: bajo un sistema de salud casi colapsado, esto nos sirve a nosotros como sociedad para saber cuánto acatamos una orden, y también le sirve al gobierno para ver cómo se están moviendo los ciudadanos”.

El trabajo es de acceso público, puede ser bajado desde la cuenta de twitter del autor, que es rodipardo_ y desde ahí acceder a otro cúmulo de estudios que demuestran que la información bien usada en un valioso capital social.