|13/08/21 01:01 PM

Crisis hídrica en Mendoza: piden declarar el Estado de Emergencia Nacional

El diputado nacional Federico Zamarbide presentó un proyecto de ley para instrumentar el uso eficiente del agua y favorecer la industria agropecuaria.

Por Redacción

El cambio climático es un tema que debe involucrase cada vez más en la agenda política en Argentina. No obstante, existen iniciativas para empezar a mitigar sus efectos, tanto a nivel nacional como regional y provincial.

En medio de la crisis hídrica sin precedentes que atraviesa Mendoza, en parte atribuible al colapso ecológico global, el diputado nacional por Mendoza Federico Zamarbide presentó esta semana un proyecto de ley que propone la declaración de “Estado de Emergencia Hídrica Nacional” por 180 días corridos en las cuencas de los ríos Mendoza, Tunuyán, Diamante, Atuel, Malargüe y Grande.

Según estimaciones del  Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA), la problemática del faltante de agua en la provincia se sostiene desde hace 11 años y tiene consecuencias directas en diversos ámbitos, incluyendo dificultad en el desarrollo de actividad económica y productiva, olas de calor y mayor probabilidad de incendios forestales, entre otras.

 

 

El proyecto para declarar el “Estado de Emergencia Hídrica Nacional”

La iniciativa de Zamarbide está enmarcada en el Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo y la Protección Civil (SINAGIR), organismo que prevé la integración de políticas públicas, acción de ONGs y de la sociedad civil para reducir el impacto de la crisis hídrica en el territorio.

Específicamente en Mendoza, la principal alerta surge de la drástica reducción de caudal en los ríos andinos, condicionados a las cantidades de precipitación. Dicha escasez viene acompañada de olas de calor, y todo se ve agravado por los períodos de lluvia intensos seguidos de sequías, característica particular del clima cuyano. Como consecuencia de esto, el crecimiento de vegetación resultante termina secándose y representando gran carga de fuego en incendios forestales, complicando así el manejo ganadero en los campos.

“Debido a estos factores, hemos presentado un proyecto de ley en Diputados y con el acompañamiento de mis pares mendocinos de Juntos por el Cambio, para que la disminución de las precipitaciones níveas en las zonas cordilleranas sea considerada causal de emergencia agropecuaria nacionalexplicó Zamarbide, involucrado en la temática ambiental. “

También, solicitando el aumento del Fondo Nacional para la Mitigación de Emergencias y Desastres Agropecuarios, convirtiéndolo a Unidades de Valor Actualizable para que el monto no se licúe por inflación”, agregó.

El diputado señala que, si bien este tipo de políticas de emergencia son necesarias, los desafíos que plantea el cambio clImático demandan acciones integrales que van "más allá de la asistencia inmediata al sector agropecuario". 

“Se trata de medidas de fondo que sumadas a los esfuerzos que vienen realizando a nivel local las distintas jurisdicciones, permitirían a los sectores productivos atravesar la transición hacia un nuevo régimen hídrico”, resaltó.

Asimismo, aseguró que es necesario poner un conjunto de herramientas disponibles en esa dirección, en lo que refiere a obras públicas, infraestructura, acceso al crédito, beneficios fiscales, entre otras.

Por último, indica el legislador, el uso eficiente del agua en los sistemas de riego, el acceso a tecnologías que se adapten a la realidad hídrica de la región, el mantenimiento y conservación de canales y el uso de energías alternativas adonde no llega la red actual son políticas que deberían formar parte de una organización integral adaptada a las demandas de la crisis ecológica.