Mendoza, Argentina
Mendoza, Argentina

|29/05/20 07:40 AM

Advierten que el sector inmobiliario está paralizado y con graves problemas

En un relevamiento nacional se asegura que la actividad está en su peor momento de los últimos años, en un contexto inédito. Mendoza no escapa a la situación

Otro de los sectores que acusaron el fuerte impacto de la crisis económica por la cuarentena frente al COVID-19, es el inmobiliario. Un punto que tanto en todo el país, como en Mendoza se ha resentido, no solo en las inversiones, sino en las fuentes de trabajo que de ellas dependen.

Un interesante relevamiento llevado a cabo por el Observatorio Inmobiliario de la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (CAMESI), indicó que “el 9% de los operadores de ese sector pudieron concretar contratos de alquiler y un 7% alguna operación de compra venta”. Los datos lapidarios fueron el fruto del sondeo sobre el 85 % de consultas en: Ciudad Autónoma de Buenos Aires y provincia de Buenos Aire También en los principales centros urbanos de las provincias de Catamarca, Chaco, Chubut, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, San Luis, Santa Cruz, Santa Fe, Santiago del Estero, Tierra del Fuego, Tucumán y Mendoza.

El material al que tuvo acceso El Ciudadano resalta que “más de la mitad de los operadores consultados se mostró de acuerdo con el Decreto 320/2020 de Ejecutivo nacional que congeló los valores de alquileres hasta el 30 de septiembre y sólo un 40 por ciento recibió quejas por parte de los propietarios por la medida”

“El coronavirus destruyó el mercado inmobiliario”

El Ciudadano recibió la encuesta con una breve reflexión del presidente de CAMESI, Alejandro Gineyra, quien dijo: “Estamos en un contexto inédito de incertidumbre producto de la parálisis de toda la economía. Hoy carecemos de valor de referencia de los inmuebles, el coronavirus destruyó el mercado. Hay que volverlo a reconstruir, trabajando con la definición de valores del mercado entre la oferta y la demanda”.

El informe elaborado por el Observatorio consultó “a más de 2.700 operadores de toda la Argentina, en el período comprendido entre el 8 y el 12 de mayo. En el mismo se analizó y describió la situación del sector en el marco de las restricciones surgidas por el aislamiento social, preventivo y obligatorio, desde su inicio el 20 de marzo, momento que también entró en vigencia el Decreto 297/2020 por la pandemia de COVID-19”.

Se puede notar que “las principales operaciones inmobiliarias, evidenciaron una caída drástica de la actividad en el orden del 90%. Porcentaje sobre operaciones que se no pudieron cerrar, tanto en alquileres o compraventa. Solo el 9% concretó algún contrato de alquiler durante la cuarentena y un 7% avanzó sobre compraventa de inmuebles”.

Otro punto que se detectó en el relevamiento es que a “partir de las restricciones en la circulación impuestas por la cuarentena, el 98% de los operadores realizó trabajo remoto, siendo el teléfono la principal herramienta tecnológica utilizada por el 87% de los consultados. Siguen en importancia redes sociales, utilizadas por un 82% y correos electrónicos. Mientras que un 77% de operadores utilizó algún tipo de plataforma virtual”. 

Sobre esto último el trabajo arrojó que el “94% de los operadores valora como indispensable la implementación de la firma electrónica o digital de contratos inmobiliarios y considera que el Estado debería arbitrar rápidamente los medios para ponerla en funcionamiento”.

Complicaciones económicas

En los párrafos donde se reflejan los apremios por tener que cumplir con obligaciones impositivas, salariales y de continuidad del negocio inmobiliario, el sondeo señala que “el 74% no pudo adherir a ningún programa de asistencia a empresas dispuesta por la Nación, provincias o municipios. Ni siquiera en formato de monotributista o autónomo”. 

Sobre el cumplimiento del pago de impuestos y servicios, se indica que “el 63% no cumple el pago total de cargas impositivas y el 45% no paga servicios o lo hace parcialmente”

Además, “el 39% de los operadores inmobiliarios no pudo cumplir con el pago de tarjetas de crédito, mientras que el 22% pudo mantener el pago de servicios publicitarios”.

Los datos arrojados en cuanto al cumplimiento en el pago de sueldos, aseguran que “el 31,25% abonó salarios en su totalidad y el 23% de los que pagan comisiones pudo hacerlo en su totalidad”.

Finalmente, la encuesta se refirió a las expectativas del sector, lo que mostró que en “aquellos instrumentos que beneficien al sector para superar o mejorar la actual situación, un 42% demandó líneas créditos accesibles para clientes, un 18% pidió volver a trabajar y un 11% una baja en la carga impositiva hasta tanto se recupere el mercado”.