|15/09/21 12:42 PM

Pidió una hamburguesa, empezó a comer y encontró un dedo humano

El incidente ocurrió en un restaurante de Bolivia, donde un trabajador había sufrido un accidente con una de las máquinas moladoras.

Por Redacción

Un restaurante en la ciudad boliviana de Santa Cruz fue escenario de un hecho que se viralizó fuertemente en internet y algunos medios en distintas partes del mundo. El domingo, una cliente del local ordenó una "hamburguesa magnífica" y, mientras comía, encontró un dedo humano cortado entre los ingredientes. La mujer sacó una foto del plato con el resto humano al lado y la compartió en redes sociales para denunciar la situación.

Al parecer, el pedazo de carne humana pertenece a un trabajador del lugar que perdió dos dedos en un accidente con una de las máquinas moledoras. Ese día, el hombre fue trasladado a un hospital cercano para tratar la amputación, mientras que el lote donde cayeron las falanges perdidas quedó descartado, según la versión del local de comida rápida.

"Se ha verificado que en ese establecimiento se ha vendido la hamburguesa y que esa hamburguesa tenía el resto de un dedo de posiblemente un obrero que perdió dos dedos el viernes pasado", informó el viceministro de Defensa al Consumidor, Jorge Silva, después de acudir al restaurante para verificar lo denunciado por la comensal.

Según agregó, las autoridades están investigando las circunstancias en las que, en teoría, se descartó la carne contaminada en el accidente y si hay evidencias de ese procedimiento.

 

Al tomar conocimiento del reclamo, el Ministerio Público abrió un proceso de oficio por atentado contra la salud pública. En tanto, el comedor fue clausurado y los organismos de atención al consumidor de Santa Cruz revisarán las demás sucursales que hay en la ciudad. Según especificó Silva en comunicación con EFE, la legislación local establece una sanción de hasta 10 años de cárcel para los responsables de un descuido de tal magnitud.

Para más, los investigadores averiguaron que hubo al menos otros tres incidentes en que los empleados del lugar perdieron dedos. En tal sentido, se inició una indagación para saber si los trabajadores actuales están capacitados para manipular las herramientas de corte.

En medio de la polémica, y luego de que el Ministerio de Trabajo ordenara la suspensión de las actividades en el área de elaboración de las hamburguesas, el restaurante se expidió al respecto en un comunicado, expresando que en los 21 años de servicio se ha trabajado "en fiel y estricto apego a todas las normativas de salud, seguridad e inocuidad alimentaria".

"En este momento, nuestra empresa está colaborando con todas las autoridades competentes para que este hecho se esclarezca totalmente para la tranquilidad de nuestros proveedores y clientes", aseguraron desde el local gastronómico.