|26/05/21 08:24 AM

Gracias a un tuit el Bitcoin buscó alcanzar los U$S 40 mil

Un tuit prometedor de Elon Musk le devolvió algo de legitimidad al BTC y en consecuencia al Ethereum.

El lunes 24 de mayo el influyente Elon Musk volvió al ruedo a través de su cuenta de Twitter y publicó lo que significó un mensaje algo alentador para el Bitcoin, BTC, que viene de pasar algunos días más que movidos en términos de volatilidad.

Claro, el hecho de que el BTC sea un activo volátil lo hace más interesante para quienes buscan, a través del riesgo, ganancias más altas y en menores tiempos que las que ofrecen mayor estabilidad como DAI, Tether y USDC que poseen una paridad con el dólar y por lo tanto son identificadas como monedas verdes digitales. Haciendo clara alusión el billete del país estadounidense.

 

 

Sin embargo, el martes el BTC se cotizó a U$S 37.844,91, a las 18.43 del 25 de mayo, luego de que un día antes el CEO de Tesla publicara que había entablado conversaciones con los “mineros” de la criptomoneda de Estados Unidos quienes habían asumido el compromiso de mantener abierta la información respecto al uso renovable actual de la energía que están utilizando. También que ellos conversarían sobre la situación planteada con otros similares en el resto del mundo.

 

 

Para que se entienda en el mundo del BTC no es que se refiera a mineros tal como los conocimos alguna vez en el cuento de Blanca Nieves, donde los enanos eran portadores de picos y palas con las cuales obtenían minerales de la tierra. Es solo una similitud, una metáfora acuñada por la tecnología y que hace blanco en lo que se conoce como el minado o extracción de BTC con el fin de de generar nuevos bloques para la red de la criptomoneda. Una suerte de analogía con la minería del oro.

El caso es que para la seguridad tanto de las inversiones como de las transacciones con BTC es necesario contar con la construcción de la cadena de bloques o blockchain que es la que permite mantener la conexión P2P, persona a persona, que se basa en una tecnología actualizada. Y como se refirió, segura.

 

 

Pero para eso es que se necesitan ingentes recursos tecnológicos que son los que consumen enormes cantidades de energía y por lo tanto generan una importante liberación a la atmósfera de dióxido de carbono. De allí los primeros tuits de Musk al hablar del bajo compromiso de los cultores del BTC con el cuidado del medioambiente. 

Lo cierto es que el derrumbe del BTC que también estuvo potenciado por el duro mensaje que envió China y al que se sumaron en Argentina el Banco Central, BCRA, y la Comisión Nacional de Valores, CNV, por el que llegó a un mínimo cercano a los U$S 32 mil ayer logró revertirse llegando a husmear los U$S 38 mil con la esperanza de alcanzar al menos la línea de los U$S 40 mil. Y en ese viraje tuvo nuevamente mucho que ver Musk con su consideración potencialmente prometedora.

Detrás del BTC, el Ethereum, criptomoneda también asociada a la blockchain, el fin de semana había observado una pérdida cercana a un 17% aunque en las últimas horas logró demostrar una recuperación de un 25% para llegar a los U$S 2.600 cerca de las 19 del martes 25 de mayo.

 

 

En el territorio de los mercados de valores especulativos también es cierto que en los últimos meses la tendencia por las criptomonedas en el mundo fue cierta luego de que se advirtiera un posible debilitamiento del dólar y especialmente en Argentina frente a la pérdida de valor de su peso que aún no encuentra un freno por la creciente inflación.

Precisamente ayer martes es que la misma Reserva Federal de los Estados Unidos debió salir a transmitir tranquilidad ante los temores de la inflación en el país del Norte presionara a una escalada en las tasas de interés que aplican los bancos en el territorio gobernado por Joe Biden.

 

 

Sin embargo, lo cierto es que ante una menor o mayor volatilidad del BTC está demostrado que las intervenciones de Musk en el mercado de las criptomonedas es influyente y ahora la esperanza de que ese activo, que está bajo los ojos del mundo, atienda mejor la preocupación sobre el medio ambiente. Y tal vez vuelva a animar a los inversores que siguen buscando refugio con sus capitales fuera de las instituciones financieras formales.

Bajo esta última tendencia de búsqueda de refugios, tanto en el caso del dólar como del peso argentino principalmente, es que algunos gobiernos de países ya están buscando sumarse a la moda de las monedas digitales poniendo como base de operaciones a sus propios bancos centrales.