|06/05/21 08:37 PM

El cohete chino fuera de control podría caer en Argentina

Se trata del Long March 5 B que fue puesto en órbita la semana pasada y ahora se desconoce su curso.

Por Redacción

El sábado, según los expertos, es el día más probable que el cohete chino Long March 5 B retorne a la Tierra y entre los lugares por los que se ha especulado que impacte figura la República Argentina. Aunque también se mencionó el Sur de Chile entre otros sitios que aún no pueden ser calculados con certeza.

Se trata del artefacto aeroespacial construido por el país asiático como parte de la estación espacial propia que está construyendo y que espera tener lista para fines de 2022, como un gran salto en la carrera que está librando contra los países occidentales que utilizan la Estación Espacial Internacional.

 

 

El Long March 5 B ingresó al espacio luego de abandonar la atmósfera terrestre la semana pasada y en su órbita fue sus constructores perdieron el control del cohete que ahora se encuentra a la deriva alrededor del Planeta. Lo que ha concitado la preocupación de gran parte del mundo habiéndose especulado que durante la noche del jueves había precipitado en la localidad española de Hellim. Sin embargo esa versión ya fue aclarada en las últimas horas debido a que se trataba del paso de la formación de los satélites Starlink y Space X.

 

 

Básicamente el temor radica en que si bien la mayoría de los artefactos y piezas que vuelven a la Tierra arden en su paso por la atmósfera algunos más grandes, como los cohetes, sobreviven en esa caída libre llegando a la superficie representando algún tipo de peligro para las zonas pobladas.

Mike Howard, portavoz del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, informó que si bien su punto de caída por el momento no puede ser determinado sí confía en que será el día 8 de mayo y que durante esa jornada podrá ser rastreado a través del sitio web Space Track, al que para poder acceder es necesario loguearse. La herramienta digital es parte del trabajo que actualmente realiza el Escuadrón Espacial Número 18 de ese país.

En contraste, la prensa de China aclaró que se ha exagerado la noticia poniendo en alerta a gran parte del Planeta habiendo asegurado que los escombros que puedan ingresar a la atmósfera terrestre poco o nada podrían dañar a las vidas humanas o a alguna otra clase de vida.

 

 

Sin embargo, algunos expertos también han aseverado que los restos del Long March 5 B podrían caer en lugares como en el Norte de Nueva York, en Madrid, en Pekín o en el distrito de Wellington en Nueva Zelanda.

Jonathan McDowell, del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard, en línea con lo expresado desde China, consideró que la gente no debería temerle al retorno del cohete sin control y que el riesgo de impacte contra alguien es bastante lejano. “No perdería el sueño ni por un segundo de que fuera a herir a alguien”, dijo en sus declaraciones a la CNN.

Por su parte, tanto la NASA como el Pentágono, no han logrado confirmar el lugar donde pueda llegar a impactar en su reingreso a la Tierra aunque sí coincidieron en señalar que es muy probable que lo haga el próximo 8 de mayo.

Solamente la organización de investigación independiente The Aeroespace Corporation del estado de California, Estados Unidos, predijo que la fecha de su caída no sería el 8 sino el 9 de mayo entre las 12.37 y las 16.37 hora argentina. 

 

 

En tanto que el Comando Espacial de la Fuerza Aérea de Estados Unidos confirmó que conoce y rastrea la ubicación del Long March 5B chino en el espacio. Aunque su punto exacto de entrada en la atmósfera terrestre no puede ser precisado hasta horas después de su reentrada, que se espera sea alrededor del 8 de mayo.

En forma alarmante el portal SpaceNews advirtió que “será uno de los casos más grandes de reentrada descontrolada de una nave espacial y potencialmente podría aterrizar en un área habitada”.

Lloyd Austin, secretario de Defensa de Estados Unidos, confirmó que están rastreando los restos del cohete. "Lo estamos observando, lo estamos siguiendo tan de cerca como podemos. Pero es demasiado pronto para saber adónde irá y si hay algo que hacer", aseguró.

China utilizó el cohete Long March 5B para lanzar parte de su estación espacial la semana pasada, el 29 de abril, desde la ciudad de Wenchang, en la isla sureña de Hainan, según la Administración Nacional del Espacio de China.

 

 

El cohete tiene 32 metros de largo y cinco metros de diámetro. Y si bien es principalmente un tanque vacío, tiene grandes motores de cohetes en un extremo. Allí, hay varillas de metal largas y delgadas que formaban parte del sistema de suministro de combustible. Son estas varillas, debido a su forma, las que podrían soportar quemarse al volver a entrar.