|17/09/21 11:29 AM

Comparó a Macron con Hitler: deberá pagar una millonaria multa

"Algunos escriben en los muros, yo hago carteles", se defendió el expublicista Michel-Ange Flori, que fue condenado a abonar 10.000 euros

La justicia francesa condenó este viernes con 10.000 euros (casi 1.155.000 pesos argentinos) de multa a un expublicista por comparar en carteles publicitarios al presidente Emmanuel Macron con el dirigente nazi Adolf Hitler y con el colaboracionista francés Philippe Pétain.

Michel-Ange Flori, de 62 años, conocido en las redes sociales por sus críticas al Gobierno y su militancia antivacunas, fue condenado por "injuria pública" contra el mandatario francés, que denunció la publicación de dos carteles con su imagen modificada en La Seyne-sur-Mer (sureste) y la vecina Toulon.

El condenado argumentó que recurrirá el fallo ya que debe defenderse su "derecho al humor", pero el tribunal siguió el requerimiento del fiscal Laurent Robert, que denunció "una evidente voluntad de hacer daño", según informó la agencia de noticias AFP.

El primer cartel de la discordia fue publicado el 19 de julio días antes del anuncio del Gobierno de la puesta en marcha de un pasaporte sanitario y muestra a Macron representado como Hitler, con un pequeño bigote y uniforme nazi, junto al eslogan: "Obedece, vacúnate".

 



Un mes más tarde y pese a que ya se encontraba abierta una investigación sobre la primera imagen, Flori publicó otra en la que el mandatario aparece junto al mariscal Pétain, jefe de Estado francés conocido por colaborar con los nazis, con un código QR de fondo.

 



"Se atentó contra el derecho a caricaturizar", dijo el abogado de Flori, Bérenger Tourné, para quien "el Presidente, siempre listo a defender la libertad de expresión (...) considera que esta se detiene en su augusta persona".

Aunque el delito de "ofensa al presidente de la República" se abolió en 2013 tras un fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEHD), el jefe de Estado está protegido contra injurias y difamación publica como cualquier ciudadano.

Ante el tribunal, el letrado de la defensa dijo que Flori era "quizás irreverente", pero no culpable, ya que abordaba "un debate polémico y político".

"Algunos escriben en los muros, yo hago carteles", reivindicó por su parte el expublicista, para quien esta forma de expresión era "la más antigua del mundo".

Este empresario, que poseía 600 paneles de publicidad, conservó dos para su uso personal y cuenta con varias condenas por violencia contra funcionarios públicos y robo.