|18/11/20 09:39 AM

Derrumbe en una playa mató a una familia y su mascota

Un trágico hecho tuvo lugar en una playa situada al norte de Brasil. Las víctimas fueron aplastadas por rocas que se precipitaron sobre ellos en un acantilado 

Por Redacción

 

Un trágico hecho en una playa brasileña terminó con la vida de una familia en horas del mediodía de ayer martes.

Se trató de un derrumbe que tuvo lugar en una acantilado, en la en la playa de Pipa; un importante sitio turístico del estado de Río Grande do Norte y situado a unos 85 kilómetros de la ciudad Natal.

Las víctimas fatales fueron tres personas que conformaban una familia: Stella Souza de 33 años, su marido, Hugo Pereira de 32 años y un pequeño bebé de siete meses que ambos tenían. Además, también se encontraba junto a ellos, un perro que era la mascota de estas personas. Todos fallecieron en el lugar del hecho.

Stella, Hugo y su hijo. (Foto: gentileza G1)

Según medios brasileños, los dos adultos trabajaban como encargados de un hotel de esa zona de Brasil y estaban disfrutando de un día de playa en su franco.

Tanto la dupla, como el bebé que ambos tenían se encontraban al reparo del sol, en un acantilado. Junto a la familia estaba también la mascota que estos tenían.

De un momento a otro, se precipitaron sobre ellos, grandes rocas desde el acantilado que los terminaron sepultando.

 

Testigos que llegaron rápidamente hasta el sitio, removieron las piedras para intentar rescatarlos pero lamentablemente fue en vano. La madre de la criatura, murió abrazada a ella intentando protegerla y el bebé aún respiraba cuando pudieron rescatarlo, sin embargo su cuerpo no resistió las heridas. En tanto que el padre del pequeño y el animal de la familia, murieron en el acto.

Lugareños explicaron que ese acantilado representa un gran riesgo para los bañistas o personas que quieran disfrutar de la playa, algo que advierten a menudo. La erosión provocada por el viento y la marea, va consumiendo o ahuecando la base del peñasco, lo que genera que se precipiten hacia el suelo, las rocas de la cima.

Según el municipio de Tibau do Sul, al que pertenece Pipa, se colocan carteles para advertir el peligro pero la marea se los lleva.

El secretario de comunicación del municipio, Fábio Pinheiro, declaró que la pareja fue alertada de los riesgos por un funcionario municipal poco antes del accidente.

La playa de Pipa es conocida por el ser el principal balneario del sur de ese estado brasileño y de hecho antes de la pandemia, en temporada alta recibía por día a unas siete mil personas.