|20/02/20 05:39 PM

La Vuelta de Mendoza tiene su propio bancario

Cristian Espinosa es oriundo del Este provincial y es ciclista del equipo Grupo Panella – Laggini Neumáticos – Municipalidad de La Paz, pero además es empleado de un banco en San Martín.

Por Redacción

Juan Pablo Dotti, Miguel Nebot y Mauricio Páez son los nombres que más resuenan entre los fanáticos del ciclismo. Pero la Vuelta de Mendoza también esconde historias de esos héroes anónimos que luchan pedal a pedal por codearse con los grandes del deporte, como es el caso de Cristian Espinosa (27). Oriundo del Este provincial, el ciclista del equipo Grupo Panella – Laggini Neumáticos – Municipalidad de La Paz contó cómo es repartir sus horas entre su profesión y la bicicleta.

“Soy empleado bancario, estoy en el Banco BBVA. Soy cajero de la sucursal 269, de San Martín. Estoy hace cuatro años ahí, en mi ‘verdadero’ trabajo”, expresó. “Me levanto a las 6:30 de la mañana, hago un poco de rodillo. Luego voy a trabajar y, cuando salgo a las 17, vuelvo a entrenar nuevamente. En invierno se complica un poco por el tema del sol, pero intento compensarlo con el rodillo”, contó acerca de su rutina.

“Almuerzo en el trabajo y luego voy directamente a entrenar. Mis compañeros creen que estoy loco. No duermo siesta, como arrocito todos los días, nada de azúcar ni tomo gaseosas. Pero es lo que me gusta y me hace feliz, así que lo hago con ganas”, agregó el sanmartiniano del Barrio Los Álamos, quien antes también tuvo un paso destacado por otro deporte. “Hace tres años no sabía lo que era una bicicleta. Jugué al fútbol en el Atlético Club San Martín y en otros clubes de Mendoza. Llegué a estar en el plantel de B Nacional, pero dejé de jugar para continuar con mis estudios”, relató Cristian, quien conoció el ciclismo gracias a una complicación física.

“Tuve una lesión en el tobillo y los médicos me recomendaron hacer bicicleta para fortalecer esa zona. Empecé a salir con las peñas ciclistas, me entusiasmé y comencé a entrenar de manera más profesional con Sergio Gili, quien es mi entrenador desde hace dos años y medio”,siguió el combativo pedalista esteño, quien durante el resto de la campaña anima cada una de las fechas del calendario rutero de la Asociación Ciclista Mendocina.

“Al principio mi objetivo fue competir entre los federados. El año pasado corrí mi primera Vuelta de Mendoza, llegando hasta las puertas del Cristo Redentor. En esta ocasión, la meta es terminar de la mejor manera posible, siendo útil para mi equipo. Luego veremos si podemos ir al Campeonato Argentino y correr alguna clásica a nivel nacional”, dijo Espinosa, a quien se lo ha visto comandar el tren naranja de Grupo Panella-Laggini Neumáticos-Municipalidad de La Paz en las etapas llanas de la actual edición de la “más argentina de las vueltas”.

“Quiero agradecer a mi familia, que me banca siempre y sin ellos no sería posible estar acá. Y también a Sergio Gili, que me apoya mucho y, en muchos momentos de flaqueza, estuvo siempre a mi lado”, finalizó Cristian, quien asegura que en su segunda experiencia en la Vuelta se siente más confiado y tranquilo de haber hecho las cosas bien durante la temporada.