|19/10/20 02:40 PM

El destacado analista señala a las provincias como factor de equilibrio anti grieta

Mano a mano con El Ciudadano. Zuleta señaló que en tiempos de crisis "la principal reserva política que tenemos es, la política federal.

“Mucha gente le pide a Alberto Fernández que rompa con Cristina (Fernández de Kirchner), eso sería una catástrofe. Cada vez que el peronismo se dividió, le tiró sus internas a la sociedad. ¿Quién invertiría en la Argentina si trasciende que hay una guerra entre Alberto y Cristina? Eso le gustará a muchos periodistas o a la oposición. Sostuvo Enrique Zuleta Puceiro en diálogo con El Ciudadano.

Mira la entrevista completa acá:

El reconocido analista político sostuvo que: “para tener un país viable necesitamos, equilibrio, confianza, inteligencia y hacer las cosas bien. Una buena oposición, es la mejor garantía para un buen gobierno”.

En el marco de una semana “movidita” en la política nacional, a la que sumó con más fuerza ,que otras veces, “la grieta”. Zuleta analizó las declaraciones del presidente Alberto Fernández, la reaparición de Mauricio Macri y dejó conceptos muy interesantes.

Arrancó por una comparación futbolera. Generalmente cuando un presidente ratifica a un entrenador, se convierte en poco tiempo en ex entrenador Cuando un presidente anuncia que no va tocar los depósitos de ninguna manera, significa lo mismo que en el fútbol?
- Alberto no es una figura política convencional. Es un experto operador, lo de él es la comunicación. Siempre estuvo al lado de otras figuras importantes. Es un hombre que cuando dice estas cosas (NdR: “No vamos a tocar los depósitos”) esta tratando de inaugurar una nueva forma, una manera distinta. Es arriesgado lo que dice, ha generado inseguridad.

¿Qué opina del gabinete? Muchos sostienen debería haber cambios
- Es un gabinete de confianza, amigos, un grupo muy cerrado. El peronista de la Capital es muy distinto al resto del peronismo. Vive en un ambiente hostil como Buenos Aires, está mimetizado con los tics porteños y es un peronista muy edulcorado. No tiene ninguno de los rasgos que podríamos significar, tampoco ha tenido poder y gestión. Muchos Licenciados, académicos y expertos, algunos nunca han trabajado. No creo que haya mucha gente IVA responsable inscripto o con CUIT en el gabinete.

¿La reaparición del ex presidente Macri y la respuesta de Alberto Fernández marcan  el regreso descarnado de la grieta?
- El diálogo de Macri  y Fernández no cierra. No le cierra a una sociedad que aspira a  la convergencia. Ahora cuando aparece la guerra polarizada, tan personalizada, que inicia Macri y Alberto responde triplicando la apuesta, eso de la idea de dos líderes que quieren polarizar, llevar a los  extremos, que quieren evitar que haya un terreno intermedio.
Fernández sintió la necesidad, seguramente por el público interno de salir a hacer una compadrada. Lo de Macri, por donde se lo mire complicado. No solo fue mezquino con la oposición sino también con su propio espacio.

Con un presidente que le habla cada vez más a los propios y Macri criticando hacia afuera y adentro ¿Qué opciones nos quedan a los argentinos en términos políticos? 
- La principal reserva que tenemos es la política federal. Antes de la elección presidencial de agosto, 17 gobernadores ya habían sido electos, esos gobernadores no le deben nada a Fernández-Fernández y Macri-Pichetto. Tuvieron el periodo final de 2019 una extraordinaria capacidad para equilibrar sus provincias, lograron el superávit fiscal primario. Cuando vino el fondo (FMI) y exigió,  quedaron maravillados con las provincias. Lo único que no funciona es el gobierno nacional y la provincia de Buenos Aires. Los gobernadores están bastante dueños de su territorio. Ellos pueden obligar a los extremos a que se comporten. Las provincias son un factor de equilibrio