Mendoza, Argentina
Mendoza, Argentina

|18/09/20 07:39 AM

A cincuenta años de la muerte de Jimi Hendrix

Es considerado el más grande guitarrista de la historia del rock

Cincuenta 50 años atrás, una noticia conmovió a gran parte del mundo, cuando desde Londres se anunció la muerte del músico estadounidense Jimi Hendrix, quien en aquel momento era uno de los más grandes ídolos del rock internacional.

Nacido en Seattle, Washington, Estados Unidos, el 27 de noviembre de 1942, Hendrix, tenía ascendencia afroamericana y cherokee.

Cuando aún era un niño comenzó a tocar la guitarra, por lo que se lo considera un autodidacta. Ingresó al ejército de su país en el que prestó sus servicios, pero luego se retiró para iniciarse en el mundo de la música.

Dio sus primeros pasos en el blues a principios de los años 60, y luego incursionó en el soul y el rhythm and blues. Se vinculó con grandes artistas como B.B. King, Sam Cooke, Jackie Wilson y el dúo que por entonces formaban Ike Turner y su esposa, la carismática Tina Turner.

Cuando llegó a New York formó su primer grupo y compuso algunas canciones.

Fue el bajista del grupo británico The Animals, Chas Chandler, quien lo descubrió y lo invitó a tocar en el Reino Unido, donde en poco tiempo alcanzó el éxito.

 

Experiencia Hendrix

Entre 1966 y 1967 realizó una gira con su grupo The Jimi Hendrix Experience, un trío que completaban Noel Redding y Mitch Mitchell.

Inmediatamente, temas como Purple Haze, The Wind Cries Mary y Hey Joe fueron top ten en las listas británicas y en otros países.

Regresó a Estados Unidos y se destacó en el festival de Monterrey de 1967, en donde mostró todo su talento, pero en 1969 se convirtió en un mito, actuando el 17 de agosto en el memorable festival de Woodstock ante 200 mil personas.

Gracias a la genialidad y originalidad de Hendrix, el rock tuvo un giro impresionante y su música ha perdurado de tal modo que medio siglo después de su muerte, sigue siendo el referente principal de los grandes guitarristas.

Fue un pionero en desarrollar nuevas técnicas y efectos de la guitarra eléctrica –usaba una Fender Stratocaster– hasta dotarla de una entidad propia mediante la saturación de sonido en los amplificadores y el uso del pedal wah-wah para generar efectos sonoros.

Su adicción a las drogas y el alcohol acabó por ocasionarle la muerte en el St. Mary Abbot Hospital el 18 de setiembre de 1970, a los veintisiete años de edad.