|24/03/21 02:09 PM

¿Cuántos camellos valgo? El curioso dato que ahora todos quieren saber

La escritora Magalí Tajes fue la encargada de poner en la agenda de sus seguidores esta particular cotización, ¿a qué se debe?

Hace días se convirtió en tendencia una curiosa búsqueda en Google: ¿Cuántos camellos valgo? Aunque suene algo extraño, se trata de una negociación bastante frecuente en los países árabes.

Como cualquier producto, los animales son vendidos al mejor postor y actualmente su valor ronda los 1.400 dólares. Se calcula que hasta mil ejemplares cambian de manos en tan solo un día. 

Y esta cotización se volvió viral en Argentina, gracias a la experiencia que contó la escritora y comediante bonaerense Magalí Tajes, quien se encuentra de vacaciones en Egipto.

 

Los camellos son el medio de transporte más habitual en los desiertos y, además, constituyen el patrimonio más preciado de sus dueños.

Ahora bien, ¿cómo se calcula el valor de una persona? Si bien en nuestra cultura tal planteo es irracional, existe una aplicación que valúa de acuerdo a las características físicas

 

Si se quiere conocer el costo de una mujer, por ejemplo, la calculadora virtual pide los siguientes datos: edad, altura, color y longitud del pelo, tamaño de los pechos y la figura (flaca, normal, deportista, regordita, gorda).

En tanto, si se quiere saber el valor de un hombre, pide precisiones sobre lo mismo, sumando el tipo de barba y sin el detalle de los pechos.

Con más de 1 millón y medio de seguidores en Instagram, Tajes es una verdadera influencer. En el 2019 tuvo su primera experiencia en el país árabe y pese a asegurar que no volvería, este 2021 se volvió una guía turística mediante las redes y sus fanáticos se lo agradecieron.

 

"Lograste que miles de personas descubran cuántos camellos valen. No cualquiera influencia así"; "67 camellos, tómalo o déjalo"; "Ese tema de los camellos les bajó la autoestima a algunos, incluyéndome"; "Solo vengo a decir que mi novio vale más camellos que yo"; fueron algunos de los mensajes que le dejaron a la autora de Arde la vida y Caos.