|27/09/21 12:12 PM

Según la OMS, la calidad actual del aire amenaza a millones de vidas

En base a un extenso informe, el organismo sanitario elaboró una serie de recomendaciones para que los estados trabajen contra la contaminación

Por Redacción

La Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizó sus directrices sobre la calidad del aire luego de comprobar que las concentraciones dañinas para los humanos son menores de lo que se suponía hasta ahora. La advertencia llega a través de un informe elaborado con la revisión de más de 500 artículos de evidencia sobre los niveles de contaminación registrados en las últimas décadas.

La última puesta al día de las recomendaciones sanitarias en base a estudios médicos se había realizado en 2005; en estos 16 años, se ha producido un aumento notable de las pruebas científicas que demuestran cómo el deterioro de la pureza del aire nos afecta.

En base a las nuevas estimaciones, la OMS recomienda ajustar los niveles de calidad para impulsar medidas que reduzcan los principales contaminantes, en muchos casos relacionados también al cambio climático.

 

Cómo afecta la calidad del aire a la salud

Con la evidencia reunida y examinada para el último informe, se calcula que la exposición a la contaminación del aire causa 7 millones de muertes prematuras anuales y provoca la pérdida de otros tantos más millones de años de vida saludable. Esta problemática tiene distintas consecuencias para las personas dependiendo de su edad y calidad de vida.

Para los niños, podría suponer una reducción del crecimiento y el desarrollo de las funciones pulmonares, infecciones respiratorias y agravamiento del asma. En los adultos, la contaminación del aire exterior es uno de los principales motivos para la aparición de accidentes cerebrovasculares y la cardiopatía isquémica. Además, según consignan los expertos, cada vez hay más pruebas que la relacionan con otros efectos como diabetes y enfermedades neurodegenerativas.

 

Los niños son víctimas directas del empeoramiento de la salud por la contaminación del aire

 

A modo de comparación, los índices de morbilidad atribuibles a la contaminación del aire se sitúan en el mismo nivel que otros importantes riesgos para la salud a nivel mundial, como la dieta malsana y el tabaquismo. En este sentido, el informe recuerda que, en 2013, la contaminación del aire exterior y las partículas en suspensión fueron clasificadas como carcinógenas por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) de la OMS. 

Por lo tanto, la contaminación del aire ya es considerada una de las mayores amenazas medioambientales para la salud humana, junto con el cambio climático.

De acuerdo a las nuevas Directrices de la OMS, un tratamiento adecuado de ambas problemáticas favorecería a su retroalimentación, es decir, la mejora de la calidad del aire puede potenciar los esfuerzos de mitigación del cambio climático, mientras que la reducción de las emisiones mejoraría a su vez la calidad del aire.

 

La desigualdad económica agrava el problema

Según analizó Tedros Adhanom Ghebreyesus, director General de la OMS, la contaminación del aire es una amenaza para la salud en todo el mundo, pero "afecta más a los habitantes de los países de ingresos bajos y medios".

"Las nuevas Directrices de la OMS sobre la calidad del aire son un instrumento práctico y basado en la evidencia para mejorar la calidad del aire, de la que depende toda la vida. Insto a todos los países y a todos los que luchan por proteger nuestro medio ambiente a que las pongan en práctica para reducir el sufrimiento y salvar vidas", indicó el directivo en declaraciones adjuntas a la difusión de los nuevos informes.

 

 

A tono con lo señalado por Ghebreyesus, los estudios incluidos en el informe de la OMS confirman que las disparidades en la exposición a la contaminación del aire están aumentando en todo el mundo. Esto se explica, sobre todo, porque los países de ingresos bajos y medios están experimentando niveles crecientes de contaminación del aire debido a la urbanización a gran escala y al desarrollo económico dependiente, en gran medida, de la quema de combustibles fósiles. 

En consecuencia, la carga de morbilidad en aumento se registra sobre todo en los países de ingresos bajos y medios. Cuanto más expuestos estén a la contaminación del aire, mayor será el impacto sobre la salud, especialmente de las personas mayores, los niños, las embarazadas y quienes padecen enfermedades crónicas como asma, cardiopatías, obstrucciones pulmonares, etc.

 

Hay evidencias, pero faltan acciones 

En conjunto con las conclusiones de los expertos dedicados al análisis de la salud en relación a la problemática ambiental, la OMS ha propuesto metas intermedias para facilitar la mejora gradual de la calidad del aire y, por tanto, garantizar mejores condiciones de vida para las poblaciones de todo el planeta.

Casi el 80% de las muertes relacionadas con este fenómeno podrían evitarse en el mundo si los niveles actuales de contaminación del aire se redujeran y equipararan a los propuestos en las directrices actualizadas, según un rápido análisis de supuestos que ha realizado la OMS.

Al mismo tiempo, concluye el informe, la consecución de las metas intermedias daría lugar a una reducción de la carga de morbilidad, cuyo mayor beneficio se observaría en los países con altas concentraciones contaminantes y grandes poblaciones.