|08/01/22 03:55 PM

Otitis de verano: causas, síntomas y cómo prevenirla

El contacto con el agua del mar o de grandes pileta es la causante de la enfermedad en esta época por la excesiva exposición a la humedad, generada por prolongados periodos bajo el agua o por un mal secado de oídos luego de bañarse

Por Redacción

La otitis o infección del conducto auditivo externo es una de las afecciones más comunes en verano que se divide en dos tipos, la media y la externa. Suelen producirse con mayor frecuencias durante estos meses como consecuencia de la humedad por el agua.

La otitis media es una inflamación del oído medio y está asociada principalmente a las congestiones nasales, mientras que la externa es una inflamación de la piel del conducto auditivo externo

En los meses de verano, el agua en la mejor solución para combatir el calor la infección de oído está causada por una bacteria o un virus en el oído medio.

Esta infección a menudo es el resultado de otra enfermedad —resfriado, gripe o alergia— que causa congestión e hinchazón de los conductos nasales, la garganta y las trompas de Eustaquio

El contacto con el agua de grandes piletas o con el mar es la mayor causa de la otitis externa en verano por la excesiva exposición a la humedad, generada por prolongados periodos bajo el agua o por un mal secado de oídos luego de bañarse. Esta costumbre aumenta las probabilidades de introducir bacterias u hongos al canal auditivo y que estas se mantengan ahí por un tiempo, generando la inflamación de esa área. 

Si bien los niños son los más afectados también deben cuidarse los adultos, ya que el riesgo es igual de probable para ellos.

La otitis del nadador es una inflamación de la piel del conducto auditivo externo, que se produce por bacterias. Este conducto auditivo externo tiene una forma tubular y conecta el pabellón de la oreja con el tímpano, y está formado por hueso y cartílago cubierto de piel, el cual contiene pH ácido, que funciona como protección contra las infecciones" indicó a Med- El, doctor Daniel Pérez Gramajo, jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Eva Perón de San Martín.

"Los productos con los que se limpia la pileta y el tiempo de exposición en el agua, pueden hacer que esa piel pierda su integridad con los baños prolongados y, en ese caso, los gérmenes actúan con más facilidad”, expresó el profesional.

Y agregó que "es muy importante tratar estos cuadros que en verano son altamente frecuentes y que muchas veces se menosprecian por ser enfermedades conocidas", concluyó Gramajo.

Los primeros síntomas:

  • La otodinia es un dolor intenso de inicio rápido (generalmente en 48 horas) que se acentúa al traccionar el pabellón auricular o al presionar el cartílago que precede al conducto auditivo externo, es decir, al tocar o mover la oreja.
  • Pérdida de audición momentánea en uno o ambos oídos
  • Calor intenso en la zona cercana a la oreja
  • Cuando la enfermedad es más profunda, pueden aparecer otras manifestaciones, como la fiebre y malestar general.

Recomendaciones para el cuidado de los oídos en verano, tanto para personas adultas como para niños:

  • Mantener los conductos auditivos externos libres de cerumen para evitar la humedad prolongada.
  • Colocar 3 gotas de vaselina líquida antes del día de pileta que actúa como una película protectora en el contacto con el agua. Y al terminar el día 3 gotas de alcohol boricado, ya que acidifica el medio para disminuir el desarrollo de bacterias y el alcohol es el vehículo para que ayude a secar el conducto auditivo externo húmedo.
  • Utilizar protectores a medida, por el hecho de que son el método más efectivo para que el agua no ingrese a los oídos. En casos recurrentes donde la anatomía del conducto auditivo externo tiene características de retener agua.
  • Mantener los oídos secos y limpios tras cada baño,”secando la parte externa del oído y la entrada al conducto, sin ningún otro tipo de manipulación interior. No introducir hisopos y/u otros elementos en los oídos.
  • Acortar los tiempos de inmersión.

 

 

TAGS