Mendoza, Argentina
Mendoza, Argentina

|22/05/20 07:32 AM

Llega el frío y los problemas de la estación invernal

Cada año se reiteran los consejos para evitar complicaciones provocadas por las bajas temperaturas. Pero ahora las medidas deben ser más extremas debido a la pandemia de coronavirus y la alta incidencia que se registra entre personas mayores y niños

Por Redacción

Con la llegada del frío aparecen los problemas propios de la estación invernal. Más enfermedades, problemas con la calefacción de las viviendas – incluidos accidentes lamentables– y gente durmiendo a la intemperie son, entre otros, los inconvenientes que debe soportar una parte importante de la sociedad.

Más todavía este año, en que la pandemia de coronavirus provoca la que se profundice una crisis habitual en esta época pero que ahora muestra sus aristas más agudas.

En ese sentido, y a pesar de que recién comienzan los fríos, es importante conocer qué medidas se deben tomar para prevenir y evitar los efectos adversos que pueden producirse, especialmente en el colectivo de personas mayores y los niños con alta vulnerabilidad ante las difíciles condiciones.

Es frecuente que aparezcan complicaciones, especialmente entre quienes sufren enfermedades respiratorias –como gripe, neumonía o bronquitis–, o bien las enfermedades crónicas preexistentes del corazón, de los pulmones o de los huesos.

 

Cuidado con la calefacción

Se debe tener un especial cuidado con la calefacción, ya que el uso de métodos poco seguros para calentar los hogares pueden provocar una intoxicación por monóxido de carbono o incluso incendios, sobre todo en el domicilio de los mayores.

Por eso se debe utilizar calefactores que estén homologados, mantenerlos por lo menos un metro de distancia de artículos inflamables y hacer una revisión antes de su uso puede evitar tragedias.

 

Lavado de manos frecuente

En invierno la tasa de contagio de enfermedades respiratorias aumenta notablemente y sobre todo en personas mayores, ya que son más propensas a ello. Es necesario lavarse las manos regularmente con agua y jabón, así como cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel – de un solo uso– al toser o estornudar o, mejor todavía, hacerlo en el pliego del codo.

Si bien es cierto que esta es una costumbre que se debe mantener siempre, el avance del coronavirus ha hecho extremar los recaudos y las campañas de prevención, poniendo énfasis en esta medida.

 

Enfermedades de invierno

Las afecciones más comunes que afectan, sobre todo a los chicos en la época invernal, se encuentran la gripe o influenza, la faringitis, la amigdalitis, la bronquitis, la neumonía o pulmonía, la otitis y la bronquiolitis.

En tanto, las personas de edad avanzada están propensas a contraer gripe, bronquitis y neumonía, además de otras afecciones con menores complicaciones.

En ellas, un resfrío común mal curado puede complicarse y derivar en una bronquitis o incluso una neumonía, que presentan un alto riesgo para este colectivo.

Entonces, se deben tomar algunas medidas preventivas que pueden contribuir a evitar complicaciones, como por ejemplo:

  • Ventilar a diario las habitaciones, al menos diez minutos al día.
  • Utilizar preferentemente estufas eléctricas o a gas.
  • Evitar los ambientes con humo de cigarrillo.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • Mantener la casa templada: no utilizar la calefacción a tope, sino permitir al organismo que utilice sus propios mecanismos reguladores de adaptación al frío.
  • Mantener la casa con un adecuado nivel de humedad, ya que el ambiente seco agrava las enfermedades respiratorias.
  • Otra medida preventiva es la vacuna contra la gripe. Los pediatras recomiendan administrar la vacuna a niños mayores de 6 meses (antes de los 6 meses no pueden recibirla) si presentan problemas respiratorios crónicos, enfermedades congénitas cardiovasculares, metabólicas y renales.