|12/01/22 02:11 PM

¿Qué es un golpe de calor? Síntomas de alarma y cómo evitarlo

Desde la Federación Argentina de Cardiología brindaron una serie de recomendaciones, que van desde qué prendas usar hasta cómo hidratarnos 

Por Redacción

Una importante ola de calor sometió a la Argentina esta semana, lo que llevó a que en algunas regiones registraran máximas superiores a 40ºC. Frente a este panorama, desde la Federación Argentina de Cardiología (FAC) brindaron una serie de recomendaciones para prevenir los golpes de calor y sus consecuencias en el organismo.

La temperatura corporal central se mantiene normalmente entre 36 o 37 grados y está controlada por el sistema nervioso central, especialmente el hipotálamo anterior preóptico. Durante el ejercicio, la misma aumenta, debido a la producción de calor metabólico por los músculos activos. De esta forma se puede superar los 40°C y ahí es cuando se produce el desbalance en el organismo.

 

 

Regulación de la temperatura corporal

Si la temperatura ambiental es mayor que la cutánea, el ambiente también contribuirá a aumentar la temple corporal, en vez de permitir la disipación del calor.

Bajo estas circunstancias, el organismo pone en marcha una serie de mecanismos para intentar mantener los valores normales. Es aquí donde la piel ayudará a enfriar la sangre, al circular por la misma, exponiéndola a la acción del aire que la roza, arrastrando así grados de calor a la atmósfera, fenómeno que permite la disminución de la temperatura corporal. 

Con el mismo objetivo y finalidad, funciona el vapor del aliento, que es un gran transportador de agua cargada de calor corporal en el interior del cuerpo, para enviarlo hacia el aire que lo rodea.

Estas constituyen algunas de las armas biológicas que defienden al organismo del estrés por calor.

 

 

Cómo prevenir un golpe de calor

Para evitar sufrir un golpe de calor, hay varios factores a considerar. El principal, marcado por la FAC, está relacionado a la actividad física en días con temperaturas superiores a los 30ºC y altos niveles de humedad.

 

Consejos para cuidar la salud

  • No exponerse en días de altas temperaturas y humedad relativa del ambiente, ya que atentan contra los mecanismos humanos de regulación de la temperatura corporal.
  • Considerar una adecuada hidratación, que lleve a darle al cuerpo el agua necesaria para desprenderse del calor, sin la cual esto sería imposible.
  • Elegir siempre horarios alejados de los de más calor, como son a la mañana temprano y atardeceres-noche para la realización de cualquier forma de actividad física de mayor intensidad.
  • Optar por ropa clara de telas absorbentes y de fácil evaporación de la humedad captada.

 

Síntomas de alarma

Es importante estar atento a algunas señales de alarma, para evitar una completa descompensación o bien, acudir lo antes posible a un centro médico: 

  • Irritabilidad.
  • Confusión.
  • Pérdida de lucidez de la conciencia.
  • Sudoración profusa.
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas.
  • Vómito.
  • Taquicardia.
  • Hiperventilación.
  • Mareo / desmayo.
  • Fatiga.
  • Debilidad general.
  • Disminución en la coordinación muscular.
  • Fiebre alta de dificultoso control.

 

Ante la presencia de alguno de estos hallazgos, se sugiere darse una ducha de agua fría para ayudar al organismo a estabilizarse. Se calcula que, en 15 a 20 minutos, el agua fría puede bajar entre 3°C y 4°C la temperatura corporal.

 

Importante: una buena hidratación

La hidratación es fundamental en el proceso de prevenir un golpe de calor. Pero no todos los líquidos funcionan de la misma forma, ni tienen el mismo efecto en el organismo.

El agua es fundamental para sostener y lograr el correcto funcionamiento biológico y mantener la adecuada regulación de la temperatura corporal, también como el funcionamiento del corazón y de los riñones.

Las bebidas deportivas también son óptimas para la hidratación. Son conocidas como isotónicas, debido a la similitud (“iso” que significa igual) con las características osmolares del plasma de la sangre, lo cual favorece mayor absorción intestinal.

No ocurre lo mismo con el alcohol, ya que es un vasodilatador y provoca que el calor corporal ascienda hasta la superficie de la piel. En síntesis: las bebidas alcohólicas no hidratan