|17/11/21 09:31 AM

El miedo a la responsabilidad

La hipengiofobia es un temor irracional y exagerado al hecho de tener que asumir obligaciones, incluso al hecho de imaginarnos en una situación en la que debemos tomar decisiones

Por Redacción

Tal vez la palabra “hipengiofobia” no te resulte familiar, pero es casi seguro que su significado, sí. Es un miedo irracional y exagerado al hecho de tener que asumir responsabilidades, incluso al hecho de imaginarnos en una situación en la que debemos tomar decisiones o tenemos gestiones a nuestro cargo.

Por ejemplo, el miedo a las responsabilidades se extiende a situaciones en las que dejan algo bajo nuestro cuidado, o en las que debemos responder por labores cotidianas específicas. En general, podríamos decir que la hipengiofobia es un tipo de miedo que nos impide hacernos responsables de cualquier tipo de actividad, decisión o tarea.

El miedo a asumir responsabilidades puede ser la otra cara de un problema habitual en nuestro tiempo: la incapacidad de delegar responsabilidades. Hay personas que sienten que siempre deben hacerse cargo de todo y a quienes les es imposible ceder el control. De este modo, aunque aprender a delegar y repartir responsabilidades puede ser muy benéfico para nuestra salud mental, no asumir ninguna responsabilidad también puede terminar siendo el origen de un gran y continuo malestar.

 

Características de la hipengiofobia

Tal vez la característica más importante de esta fobia sea la tendencia a huir ante situaciones que demandan responsabilidad y que no representan, en general, ningún tipo de amenaza. Este comportamiento de huida viene acompañado muchas veces de malestares físicas, como náuseas, vómito, sudoración excesiva, entre otras.

Como ocurre con casi todas las fobias, esta respuesta desmedida es involuntaria y prácticamente incontrolable. Esto, a su vez, hace que pueda generar síntomas de ansiedad, ataques de pánico y afectar negativamente a la autoestima. Sumado a esto, este miedo a la responsabilidad puede ser el origen de problemas laborales, académicos, económicos y, en general, de adaptación social.

Esto teniendo en cuenta que el comportamiento evitativo termina convirtiéndose en un círculo vicioso, es decir, el evadir responsabilidades genera un alivio momentáneo y breve, que luego es sustituido por un miedo aún más grande ante la propia incapacidad percibida. Huir de las responsabilidades, al final, solo empeora el cuadro.

Por otra parte, quienes padecen de hipengiofobia suelen experimentar sentimientos de autoindulgencia, y tienden a cargar a los demás con sus responsabilidades, siendo muy duros después con ellos cuando las cosas salen mal.

Por último, el origen de esta fobia no está claro. Puede estar asociado a algún evento traumático en el que no se alcanzó un objetivo propuesto, o a haber pasado mucho tiempo bajo un horizonte poblado de exigencias excesivas. De cualquier forma, puede llegar a ser muy paralizante, pues la mayoría de nosotros nos enfrentamos en nuestra vida cotidiana a situaciones que demandan responsabilidad.

 

Tipos de temores

Así mismo, en función de las situaciones en las que aparezca el temor a la responsabilidad, podemos apreciar ciertos temores específicos que vienen asociados a la hipengiofobia, como son los siguientes:

 

  • Miedo a equivocarse

El miedo a cometer errores es uno de los temores principales derivado de esta fobia. El miedo a equivocarse hace que las personas puedan caer en la inacción, bloqueando al mismo tiempo la toma de decisiones.

 

  • Temor a no cumplir con las expectativas

Del mismo modo, aparece de manera recurrente el miedo a no estar a la altura de las circunstancias o a que nuestro comportamiento no cumpla con los criterios esperados. Muchas veces estas expectativas son autoconstruidas y no están basadas ni en criterios externos, ni en valoraciones negativas externas.

 

  • Evitación de los juicios negativos

En esta misma línea, puede aparecer una tendencia a evitar los juicios negativos. Esto causa, a su vez, que quienes padecen esta fobia eviten las responsabilidades o abandonen la ejecución de una tarea antes de finalizarla, para evitar una imaginaria valoración negativa.

 

  • Miedo a la pérdida de control

Por otra parte, es posible que esta fobia esté relacionada con la percepción de ser incapaces de mantener el control de una situación. De este modo, una persona puede evitar las responsabilidades por el miedo que le causa la idea de tener un colapso en público o quedarse en blanco.

 

  • Temor a pasar desapercibidos

Finalmente, en algunos casos aparece también el temor a perder el afecto de los demás y a ser impopulares. Otro temor relacionado tiene que ver con que su trabajo y su esfuerzo termine sin ser apreciado.

Fuente: La mente es maravillosa

TAGS