|20/01/21 09:45 AM

Cómo poner en práctica la visualización del éxito

No es una técnica que sólo se queda en la mente, sino que atraviesa el cuerpo como un haz de luz que nos da fuerzas para seguir

Por Redacción

¿Te has puesto a pensar alguna vez qué sensación tendrás cuando te gradués, cuando tu empresa sea exitosa o cuando te casés? Imaginar esas emociones te permitirá estar cada vez más cerca de tus objetivos. ¿Tan sólo con soñarlo? Sí, tan sólo con eso.

Algunos consideran que la visualización es una terapia que está de moda y por ello ahora todos deberíamos llevarla a cabo. Sin embargo, se trata de una técnica con mucha historia. 

Podemos obtener muy buenos resultados si visualizamos lo que queremos conseguir. La imaginación nos aporta la energía y la motivación suficientes como para seguir adelante sin importar cuánto nos cueste hacer realidad nuestro sueño. Si nos enfocamos en una sola cuestión a la vez nos será más simple.

La concentración es muy importante ya que habrá otros pensamientos que quieran distraernos. Pero no podemos permitirlo si realmente buscamos experimentar una bonita situación. 

 

Visualizar el éxito, no el fracaso

Todas las técnicas se pueden usar para ayudarnos o para perjudicarnos. Si visualizamos el éxito podemos familiarizarnos con esa condición, mejorar nuestra autoestima y aumentar la confianza en nuestras capacidades. También nos sirve para planificar mejor y estar listos para ese torbellino de sensaciones que se producirán en tu interior cuando lo logrés.

Si en vez de ello nos enfocamos en el fracaso porque no nos fiamos de que las cosas sucedan como queremos o pensamos que no somos capaces de lograr nada, entonces la visualización es negativa. 

No hay que desestimar el poder de la visualización. No es una técnica que sólo se queda en la mente, sino que atraviesa el cuerpo como un haz de luz que nos da fuerzas para seguir. Nos permite a su vez imaginar por completo una situación y no dejar nada librado al azar. Si creés que algo sucederá, entonces así será. Ese es el leiv motiv de visualizar.

 

Todos los sentidos puestos en la visualización

Cuando recibimos una buena noticia, conseguimos un trabajo que nos gusta o nuestra empresa tiene más clientes de los que esperábamos, la mente y el cuerpo reaccionan de una manera extraordinaria.

Son muchos los fenómenos que suceden en nuestro interior y la mayoría de ellos son inexplicables, pero nos encantan.

 

Primer paso a la próxima etapa

Es muy natural que cada individuo pueda visualizar el éxito en esta vida, pero sería una fatal equivocación visualizarlo como un punto final y que al llegar a ello se piense que se terminó todo. 

Por el contrario, cuando podamos llegar a la meta que nos hemos trazado ese es el momento en el que debemos empezar a visualizar cuál es la próxima etapa a la que queremos llegar.

Esta vida que tenemos deberíamos verla como una cadena de éxitos, que uno nos lleva al otro y así hasta que la vida llegue a su culminación. Claro está, dependiendo de la edad que tenemos y dónde nos encontramos, las metas serán diferentes, pero siempre son metas, las cuales deben ser exitosas, cada una de ellas. Las diferentes etapas que la vida nos permite nos desafían para que estas sean exitosas, y por ello debemos tener la determinación para poder marcar cuál es el próximo éxito que queremos alcanzar.

Es muy importante que cuando hablamos del éxito debe ser algo que definimos para nosotros y para nuestras capacidades, no importando cómo lo entienden los demás, porque ellos lo hacen desde su propia realidad. Peor sería que terceros enmarquen para nosotros logros de éxito, si estos no son parte de nosotros. Por lo mismo, si uno ha determinado alcanzar algo y lo logra, la gran pregunta debería ser: ¿Cuál es el próximo paso que también deberá llevarnos al éxito?

Muy pronto uno aprende en la vida que la búsqueda del éxito no es un simple accidente, sino todo lo contrario, es un trabajo progresivo y disciplinado que paso a paso se está logrando. 

Muy posiblemente cuando lo alcancemos llegarán los que con mucha admiración nos estuvieron contemplando y algunos que nunca creyeron que podríamos alcanzarlo, y cuando lo hacemos llegan con expresiones de admiración y felicitación.

Es posible que conozcamos en nuestro medio a personas que, dejándose llevar por otros, nunca llegaron a acariciar el éxito que un día tuvieron por delante, simplemente porque no pagaron el precio que en ese momento se exigía, pero también a aquellos que logrando el éxito este solo fue su lápida, porque no siguieron logrando más, habiendo probado que tenían el cómo alcanzarlo. 

Mucho peor si para justificarlo estuvieron buscando a quienes culpar y no poder admitir que no hicieron su parte para alcanzar el éxito.

Muchos de los que nos rodean tienen la oportunidad de avanzar, pero los únicos que lo visualizan y lo desean son sus mayores o aquellos que los están guiando. 

Eso tiene su lugar y nos ayuda, pero lo que permitirá el éxito es el proponérnoslo y paso a paso ir llegando a lo que nos propusimos, también saber observar cada paso que avanzamos para entender qué alternativas la vida nos ofrece y cuál de ellas podemos apropiárnosla para que el éxito no sea un punto final, sino una larga carretera que gratifica.

 

TAGS