|06/01/22 03:59 PM

Ahorró por meses para cumplirle a su abuelo un sueño de toda la vida

Alberto tiene 76 y aunque trabajó toda su vida nunca pudo comprarse un auto. Su nieto Gonzalo sabía que era su sueño y lo consiguió para Año Nuevo

Por Redacción

La reunión para festejar Año Nuevo en esta familia de General Pico, en La Pampa, quedará siempre en la memoria de sus seres queridos. Alberto López, que se jubiló como mozo y enviudó hace unos meses, fue sorprendido por su nieto, quien planeó todo no solo para cumplirle a su abuelo el sueño de tener su auto propio, sino también para que el momento de hacerlo realidad fuera especial.

"Mi abuelo enviudó hace dos meses, y no quería que se sintiera triste para las Fiestas. Por ese motivo alquilé una quinta para recibir el Año Nuevo en familia. Puse luces y elegí la música adecuada para que ese momento fuese inolvidable para todos" contó Gonzalo a TN.

El regalo llegó a minutos de que se hicieran las 0 para cambiar de año, cuando el nieto tomó el micrófono y convocó a Alberto a sentarse frente a las luces y el sistema de sonido que había contratado para la ocasión. Con todos los presentes atentos, anticipó que haría entrega de algo especial al hombre de 76 años que esperaba ansioso en la silla.

 

Después de esa introducción, el joven de 33 salió corriendo para traer el Renault 12 modelo 93 que compró para su abuelo. Según contó a TN, un amigo lo tenía en venta hacía algunos años y el le hizo una propuesta pensando en el sueño de Alberto: "El día que lo vendas, yo te lo compro para mi abuelo". Apenas se enteró que el vehículo estaba a la venta, decidió que era el momento.

El recientemente jubilado siempre tuvo pasión por los autos antiguos, pero aunque trabajó durante años como mozo del Café Roma pampeano y en el Club Ferrocarril Oeste, nunca pudo reunir lo suficiente para obtener el propio.

Como se puede ver en el video filmado durante esa noche y compartido por los familiares, la entrega fue entre luces y bocinazos que sonaban junto ala canción "Color Esperanza" de Diego Torres. Cuando estacionó al lado de su abuelo Gonzalo bajó, le entregó las llaves y le dio un abrazo que ambos recordarán para siempre.

TAGS