|19/05/18 06:27 PM

Pobreza en la sociedad: las donaciones que necesitamos

Ayudar desde el corazón es una acción que no conoce de límites de lugar o tiempo.

Siempre se puede ayudar a las personas que más lo necesitan pero además, tu contribución no tiene por qué ser, como se espera en muchos casos, de dinero. Por el contrario, la plata muchas veces nos quita de encima un problema material que tenemos en ese momento pero una vez gastada, agotado el bien o producto que compramos, el dinero se desvaneció y nos quedamos sin nada, bueno casi, ya que…

¿Qué puede ser más importante que el dinero en este mundo?

 

No busco ser frívolo con la pregunta, sino más bien apelar a su curiosidad y reacción.

Si hay algo que tiene más valor que la plata, es la cultura ya que esta permanece en nuestra mente y corazón todo el tiempo y para toda la vida.

Claro, no comemos cultura y no pagamos los impuestos con ella pero hay que entender que esos son actos mecanicistas necesarios para la vida (el primero de ellos) y para vivir en sociedad (el segundo de ellos) en un Estado que aglutina las contribuciones de cada uno y las devuelve a su pueblo con las demandas que este le hace. O al menos así debería funcionar ¿no?

El arte y la cultura, son dos producciones humanas que soslayan el dinero. Si querés ayudar a los demás pero, no tenés plata para hacerlo, ¿qué podés donar?

Si no tenés plata o cosas materiales y querés ayudar a los demás: ¿qué podés donar?

 

La respuesta es: amor.

Sí sos una persona que trabaja con el arte, con cualquier tipo de técnica y oficio, lo que podés donar es tu producto artístico para que con eso inspires a cualquiera que se vea involucrado en ello, desde niños, adultos o abuelitos.

Imagen: Internet

Lo que se pretende en estas líneas es que sí sos o conocés a algún músico, malabarista, fotógrafo, mago, actor, etc., sepas que se puede colaborar realizando ese arte que tanto te enorgullece y dejar una huella indeleble en los sentidos del público que lo disfruta. El momento para hacerlo es hoy, ahora, no esperes situaciones ideales porque nunca llegarán como tales y mientras tanto ya podrías haber ayudado donando lo que mejor sabés hacer a muchas personas.

¿Cómo donar tu arte?

 

Muy sencillo. Lo que podés hacer es contactar a algún comedor comunitario, escuela, organización sin fines de lucro o centro cultural para contarles de tu trabajo y en la medida de lo posible, colaborar donando, con mucho amor,  tu mejor talento.

Imagen: Internet

Recordá: cuando el dinero no alcanza, ya sea porque es tanto que te resulta indiferente todo, o porque no llega a cubrir tus necesidades básicas, el único refugio es la cultura y el arte. Sin esta, la vida transcurriría en tonos monocromáticos.

Doná la “sangre” de la historia de la humanidad, la “médula” de nuestro paso por la tierra, doná cultura a través de tu arte.