|22/03/21 07:20 PM

Tras su expulsión de Twitter y Facebook, Donald Trump planea lanzar su propia red social

El ex mandatario estadounidense se propuso crear una plataforma nueva para estar en contacto con sus seguidores. Los detalles del proyecto.

Por Redacción

Durante una entrevista con la cadena de noticias Fox News, el asesor principal del ex presidente Trump, Jason Miller, afirmó que el magnate ha tomado la decisión de desarrollar una plataforma en la que pueda "expresarse cómo y cuando quiera sin temer por las consecuencias o posibles censuras", ya que tendría reglas y políticas de uso creadas por él mismo.

El anuncio llega después de que Donald Trump fuera suspendido de manera indefinida en Twitter y Facebook entre fines del año pasado e inicios de este. La drástica medida, que el político siempre consideró com una censuar, llegó después de que utilizara sus cuentas para incitar la violencia tras perder las elecciones contra Joe Biden. Días después de las polémicas publicaciones de Trump, manifestantes afines a su arco político protagonizaron una agresiva marcha que terminó con grandes disturbios en el Capitolio de Washington.

Según afirmó Miller en su declaración reciente sobre el sorpresivo plan del ex presidente, la mencionada nueva red social "redefinirá por completo el juego, y todos estarán esperando y mirando para ver qué hace exactamente el presidente Trump". Señaló, además, que el objetivo es "atraer a decenas de millones de personas en todo el mundo" y que para ello la iniciativa ya cuenta con el interés de varias empresas dispuestas a invertir.

Si bien no hay una fecha definida para el lanzamiento de esta nueva red social, Miller aseguró que podría empezar a operar dentro de dos o tres meses. 

El presente político de Donald Trump

Dos meses después de los incidentes en el Capitolio, y tras un fallo del Senado de Estados Unidos, el ex presidente fue absuelto de los cargos presentados contra él por "incitación a la insurrección". Los argumentos de su equipo de abogados se sostuvieron en la premisa de que los demócratas estaban persiguiendo a Donald Trump por meras diferencias políticas.